21 de febrero de 2019

Sanidad plantea las elecciones como plebiscito: "sistema sanitario universal o excluyente"

Sanidad plantea las elecciones como plebiscito:  "sistema sanitario universal o excluyente"
TWITTER/ @SANIDADGOB

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Sanidad y Consumo, Faustino Blanco, ha señalado que en las próximas elecciones generales, que se celebrarán el 28 de abril, los ciudadanos españoles tendrán que elegir entre el modelo socialista para la Sanidad, "un sistema sanitario universal", o el de los conservadores, "de aseguramiento excluyente", que "aumenta la desigualdad y la fragmentación social".

Ante esta dicotomía, Blanco ha asegurado, en cualquier caso, que el Ejecutivo encabezado por Pedro Sánchez y su departamento ministerial, liderado por María Luisa Carcedo, va a seguir "gobernando" hasta la convocatoria de elecciones con más "propuestas políticas", ya que no están "en funciones". "Desde que tomamos posesión, hemos impulsado un catálogo importante de medidas que han tenido un impacto en la sociedad", ha reivindicado.

"Vamos a estar gobernando hasta el día de las elecciones y pensamos gobernar después. Convocamos elecciones para ganar, no para conformarnos y decir hasta aquí hemos llegado. Los ciudadanos están viendo que hay un proyecto político interesante de país cohesionado que atiende las desigualdades", ha defendido. Entre las acciones hasta final de mandato, ha avanzado que el próximo Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), que tendrá lugar el 4 de marzo (un día antes de la disolución de las Cortes), se van a abordar "entre 12 y 15 temas muy interesantes".

En el contexto de ese plebiscito entre sanidad universal y "excluyente", Blanco ha realzado el sistema sanitario público por encima del privado. "Indudablemente, el ciudadano, cuando padece alguna enfermedad grave o de manejo complejo, elige la sanidad pública. Los hospitales públicos dedican su esfuerzo en mayor proporción a las enfermedades más graves y de mayor complejidad (que causan más defunciones y mayor coste) que los centros privados", ha asegurado durante su intervención en un desayuno organizado por Nueva Economia Fórum.

Así, ha defendido un Sistema Nacional de Salud (SNS) "alejado de esquemas meramente mercantilistas, basado en una cobertura de gran calidad a toda la población y que se financie mediante impuestos". Pese a que ha resaltado el modelo sanitario español como "ejemplar y altamente garantista", Blanco ha reconocido que "tiene muchos aspectos que es necesario actualizar".

RECORTES: "METER LA MANO EN EL BOLSILLO DE LOS CIUDADANOS"

Entre otros puntos, ha abogado por blindarlo de las políticas de recortes. "Con la excusa de la crisis económica, un Gobierno conservador copió un modelo de inspiración neoliberal, fracasado en latitudes próximas. Puso todo el énfasis en la reducción del gasto público, olvidándose de los ciudadanos, especialmente de los desfavorecidos. Los recortes también afectaron a los investigadores y a la desinversión en tecnología sanitaria", ha expuesto.

Blanco ha apuntado que, debido a ese modelo de recortes, en 2015 los hogares españoles financiaron por ellos mismos hasta un 24 por ciento del gasto sanitario total, "muy por encima de la media de la OCDE, que se sitúa en el 20 por ciento". "Eso sí es meter la mano en el bolsillo de los ciudadanos", ha criticado.

"No se puede simplificar el discurso con un mantra que cuestiona la gestión pública por ineficiente y, por el contrario, que la privada es eficiente. Es un discurso de corto alcance y ajeno a la realidad", ha argumentado, situando al modelo privado en "un papel complementario" a la sanidad pública.

Así, ha reiterado que, en las próximas elecciones, los ciudadanos deberán elegir entre "un sistema sanitario universal o uno de aseguramiento excluyente", que "aumentó la desigualdad, evidenció la fragamentación social y comprometió los principios de igualdad, solidaridad y justicia social" recogidos en la Constitución española.

"TRANSFORMAR" EL SISTEMA NACIONAL DE SALUD

Volviendo a la necesidad de actualizar el modelo, ha abogado por "transformar" el Sistema Nacional de Salud (SNS) para poder enfrentarse a retos como "el envejecimiento de la población, las enfermedades crónicas o afrontar el elevado coste de la innovación". "Para conseguir estos objetivos, tenemos que adaptar nuestro modelo de servicios, pasando del actual (centrado en el hospital) a otro más avanzado, cooperativo y horizontal (basado en la evidencia y en el valor", ha enumerado.

Igualmente, ha apostado por mantener su sostenibilidad a través de que la financiación en sanidad "se incremente acompasadamente con el PIB y sea mantenida a lo largo del tiempo". Junto a esta medida, ha recordado que es necesario "implicar a los profesionales a través de su compromiso efectivo y dándole herramientas en su trabajo". No obstante, ha advertido de que "una década de moderación salarial está suponiendo una baja moral para los profesionales", lo que puede llevar a la "pérdida de talento" que España "no se puede permitir".

En relación a los profesionales, ha adelantado que en el MIR que se celebrará a principios del próximo año, el Ministerio de Sanidad va a incrementar el número de plazas un 7 por ciento con respecto a la convocatoria de este año. "Esto va a significar unas 500 plazas nuevas más", ha insistido. El objetivo, ha agregado, es "aproximar el número de egresados a las plazas para no limitar las oportunidades", aunque ha afirmado que el problema no es el número de profesionales sino su "desigual de distribución" en el territorio nacional.

ACCESO "EQUITATIVO" A LA INNOVACIÓN Y TECNOLOGÍA, EL "MAYOR DESAFÍO"

Por otra parte, Blanco ha asegurado que garantizar "el acceso equitativo a la innovación y mantener el equilibrio financiero simultáneamente" es "quizá el mayor de los desafíos" que afronta el Ministerio de Sanidad. "Un ejemplo claro son las CAR-T", ha avanzado. España, en cualquier caso, se encuentra "entre el 2º y el 3º lugar en el mundo" en relación a la investigación en terapias celulares, ha puntualizado.

Junto a esto, ha señalado que otro de los retos es explotar la "ingente" cantidad de datos clínicos para "impulsar aplicaciones analíticas en todo el ecosistema biosanitario". Para lograrlo, ha instado al impulso de un repositoro de datos "seguro" en el que participen también las universidades, los centros de investigación y las 'start-ups'. La clave, en su opinión, será lograr una "arquitectura digital" del SNS, con la interoperabilidad como principal exponente.

Según Blanco, existe la oportunidad de "seguir evolucionando y crear uno de los sistemas de salud más avanzados del mundo y ser líderes mundiales en la incorporación de tecnología de la salud". "Así, podremos gestionar la creciente demanda de servicios y crear un futuro seguro y sostenible para el SNS. Tenemos grandes ambiciones para las tecnologías", ha añadido, vinculando su éxito con el futuro del sistema sanitario.

"A nadie se le escapa que si el SNS no es viable económicamente, su capacidad para financiar nuevas tecnologías y nuevos medicamentos quedará mermada, repercutiendo negativamente no solo en la esperanza de vida y en la salud de los españoles, sino también muy significativamente en el tejido industrial del sector sanitario", ha finalizado.