11 de enero de 2008

Sanidad dice que las tasas de gripe son "altas" pero no tanto como para colapsar las urgencias

Sanidad dice que las tasas de gripe son "altas" pero no tanto como para colapsar las urgencias
EP

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El director general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Manuel Oñorbe, reconoció hoy que la epidemia de gripe de este año está alcanzando unas "tasas altas" de incidencia en España --de 150 por cada 100.000 habitantes en la primera semana de este mes-- y que "seguirán creciendo" en las próximas dos semanas, pero aclaró que "no están alcanzando cifras tan altas como para colapsar las urgencias".

En declaraciones a Europa Press, el doctor Oñorbe negó que la gripe esté generando "una situación especialmente grave" en el sistema sanitario nacional ni en sus urgencias porque "hasta ahora", su incidencia "está siendo moderada" como ha ocurrido en los dos últimos años. A su juicio, podría "haber contribuido a la alarma" generada sobre el colapso de las urgencias el virus sincicial respiratorio que "circula también ahora" en el país.

"En estos momentos, la tasas ascendentes de incidencia de la gripe se sitúan en 150 por cada 100.000 habitantes. Según la tendencia de otros años, el 'pico' podría registrarse dentro de unos 10 días, pero puede seguir subiendo", advirtió el responsable de Salud Pública.

Según datos de Sanidad, entre 2005-2006, el 'pico' de gripe se situó en una tasa de 166,07 por cada 100.000 habitantes y en 2006-2007 en una tasa de 259,69. Durante el periodo 2004-2005, el 'pico' de gripe alcanzó los 542,86 por cada 100.000 habitantes.

"SI VINIERA UN PICO DE FRÍO TENDRÍAMOS PROBLEMAS"

El doctor Oñorbe reconoce que ahora "hay que esperar" a la evolución que sufre la incidencia de la enfermedad durante las próximas semanas, ya que su mayor o menor difusión depende de factores como la vuelta al colegio tras la Navidad o la intensidad de temporada de frío que se avecina. "Tenemos tasas altas de gripe, pero si viniera un pico de frío tendríamos problemas", aseveró.

Según el representante de Sanidad, un "dato positivo" es que el virus dominante esta temporada es aquel contra el que actúa la vacuna, por lo que los mayores, "la población de riesgo que sufre más la enfermedad y precisa asistencia de urgencias y hospitalaria", "están protegidos en estos momentos de la gripe". "Entre los mayores de 65 años de edad sólo se ha registrado una pequeña tasa de afectación de 50 por cada 100.000", indicó.

El grupo más afectado ahora por la incidencia de la gripe son los niños menores de cuatro años de edad, que registra unas tasas por encima de los 200 por cada 100.000, y los pacientes de entre 15 y 65 años, entre los que según Oñorbe, "desde hace dos o tres semanas está subiendo la incidencia". "Se trata de un grupo de edad que suele estar compuesto de personas sanas y fuertes para las que un proceso gripal dura cuatro días y no precisa atención de urgencia", apuntó.

"La incidencia de la gripe entre los niños y jóvenes de entre 5 y 14 años era también fuerte, pero ha bajado y esperamos que dentro de poco baje también la incidencia de esta enfermedad entre los menores de cuatro años que se elevó con la vuelta a los colegios, que se produzca un cambio de patrón y que los más afectados sean los ciudadanos que cojan la gripe por la calle", explicó.

LOS MÁXIMOS DE LA EPIDEMIA EN 2007

El periodo epidémico comenzó en el periodo 2006-2007 en la segunda semana de 2007, con un 'pico' registrado en la segunda semana de febrero, en la que se dio una tasa máxima de 259,69 casos por cada 100.000 habitantes, con el A(H3N2) como virus dominante.

En la temporada 2006-2007, la incidencia de la gripe fue 'moderada' en el conjunto del país, alcanzando tasas 'altas' en Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, País Vasco y La Rioja.

La incidencia máxima de la enfermedad se alcanzó entre el 4 y el 10 de febrero del pasado 2007, con una tasa de 259,69 casos por cada 100.000 habitantes, un valor superior al registrado en la temporada 2005 a 2006. Durante el 'pico' de epidemia, la tasa de incidencia más elevada se registró entre los menores de 15 años y la población menos afectada la de los mayores de 65 años de edad.

Durante el periodo de epidemia, predominó el virus de la gripe A (91 por ciento de los casos), con una circulación tardía del virus B, un fenómeno que también se registró en la temporada 2004-2005.