19 de octubre de 2009

Sanidad convoca a los consejeros autonómicos el 22 de febrero para definir un nuevo modelo sociosanitario

BARCELONA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jimenez, anunció hoy que convocará una reunión extraordinaria del Consejo Interterritorial de Salud el 22 de febrero para definir un nuevo modelo sociosanitario que dé una respuesta integral a las nuevas demandas ciudadanas.

En un almuerzo organizado por Tribuna Barcelona, Jiménez destacó los nuevos retos que plantea el sistema debido al envejecimiento de la población, que cada vez vive más años y además de servicios sanitarios requiere también de servicios sociales.

Con este fin, todos los consejeros autonómicos debatirán la importancia de este "espacio sociosanitario", que señaló que es independiente del Pacto Social. "El sistema de hoy tiene dos desafíos: la crisis económica global y, el segundo, más sostenido en el tiempo, tiene que ver con los cambios demográficos actuales". "Hay que buscar soluciones", apuntilló.

Por otra parte, se mostró contraria a introducir medidas de copago en la sanidad pública "de momento", aunque dijo respetar el debate, que Catalunya ha abierto en diversas ocasiones de la mano de la consellera de Salud, Marina Geli, patronales y expertos del sistema.

En su discurso, la ministra desgranó los principales retos de la sanidad en el siglo XXI y, preguntada varias veces sobre la financiación del sistema sanitario, remarcó que este debate es "antiguo".

"No estoy a favor del copago en este momento porque si tenemos un sistema público de calidad apreciado enormemente por los ciudadanos que trata de garantizar cohesión y equidad, por qué le vamos a introducir un elemento de incertidumbre e inquietud cuando podríamos hacer reflexiones sobre la financiación empezando por otras partes", se preguntó. No obstante, "respeto el debate y estamos buscando soluciones", apuntilló.

En su discurso, insistió en la necesidad de ver el sistema de salud "no como una fuente de gasto", sino de riqueza, y propuso considerar los sistemas sociosanitarios como empresas del conocimiento. En este sentido, consideró que el sistema es capaz de ofrecer soluciones al actual modelo productivo porque provee de servicios de alto valor para la sociedad y de profesionales altamente cualificados. También remarcó la contribución del sistema a la "economía sostenible", teniendo en cuenta que la sanidad supone el 5,5 por ciento del empleo del Estado.

Respecto a la Ley de Dependencia, destacó que ha logrado crear 110.000 empleos directos y dijo que hasta 500.000 personas se añadirán al sistema de dependencia hasta que acabe 2009. Respecto a esta norma, defendió el compromiso "firme y definitivo" para que el desarrollo de la ley no se vea afectado por la crisis.

"Se plantea una mayor dificultad en los tiempos en los que nos gustaría hacerlo, hay muchas expectativas, pero más allá de lo que nos gustaría ir más rápido y conseguir un despliegue más intenso, necesitamos más tiempo y más teniendo en cuenta la coyuntura económica desfavorable", pero recalcó que el presupuesto para esta materia ha aumentado un 35 por ciento. "La crisis económica no va a cebarse en los sectores sociales más vulnerables", aseguró la ministra.