23 de febrero de 2006

Salgado llama a la responsabilidad de los modistos para evitar que desfilen modelos de la talla 34, al no ser saludable

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, hizo hoy un llamamiento a la responsabilidad de los organizadores de los eventos de moda y modistos para evitar que desfilen en las pasarelas modelos con la talla 34. Esta práctica tiene el riesgo de que los adolescentes se identifiquen con los patrones y tallas de las modelos, "que no se corresponden con la realidad de España, ni con unos hábitos de vida saludables", constató.

Tras la reunión de la ponencia de estudio sobre el problema de la obesidad infantil y juvenil en España en el Senado, Salgado precisó, en declaraciones a los medios, que el Gobierno debe convencer a los organizadores de los eventos de moda de que hay muchas adolescentes que entienden que lo que ven desfilar por la pasarela no es un "maniquí", sino que es un modelo, con lo que esa palabra conlleva, como "algo a seguir". En este sentido, les pidió que "pongan de su parte para combatir ese problema", que puede inducir a trastornos en la alimentación.

"La identificación de los adolescentes con esos patrones, les llevan a una búsqueda de tallas y medidas que no se corresponden con las que son habituales en España, y que tampoco implican unos hábitos de vida saludables", sostuvo.

Ante el hecho de que las modelos reconozcan que usan una talla 34 para poder desfilar, en opinión de Salgado, "si esto fuera así, implicaría el incumplimiento de una recomendación del Gobierno, y que expresa el sentir de la sociedad (padres, educadores, etcétera)". "Estamos preocupados porque se identifique como modelo una tipología que no corresponde a unos hábitos saludables, que se consiguen con una buena alimentación y con la práctica de ejercicio físico, y que tiene poco que ver con una talla 34", precisó.

Respecto a la posibilidad de sancionar a los modistos, la titular del Departamento de Sanidad insistió en que "no se trata de la sanción, sino de asumir su responsabilidad, y llevarles a evitar estas prácticas".

Asimismo, Salgado explicó que la ponencia de hoy tiene como finalidad que haya un grupo de senadores que ayuden al Gobierno a transmitir a la sociedad la "gravedad" del problema de la obesidad en España, al que, hasta el momento, se le había prestado "poca atención". En concreto, recordó que esta patología se manifiesta especialmente "aguda" en el caso de los niños españoles, que registran unos índices de obesidad de los más altos en Europa.

"En la lucha contra la obesidad tenemos que implicarnos todos, no es una lucha exclusiva del Gobierno", según Salgado, quien destacó la necesidad de cambiar los hábitos de nutrición, de vida y de conducta para que "los chavales no sólo se alimenten mejor, sino que también hagan ejercicio físico".

SELECCIONAR PRODUCTOS

Respecto a la industria alimentaria, Salgado señaló que se ha llegado a un acuerdo con los mayores fabricantes de productos de consumo infantil, pero que "al ser voluntario no se les puede obligar a las empresas a que no incluyan pegatinas, u otros regalos en sus productos, ya que esto no es perjudicial para la salud".

No obstante, recomendó que "se seleccionen los productos de las empresas que han asumido ese código de autorregulación impulsado desde el Ministerio de Sanidad y Consumo". Además, aconsejó a los padres y niños que sustituyan la bollería por otros alimentos como frutas o productos más naturales.