4 de febrero de 2006

Salgado afirma que el Gobierno no prepara una "prohibición total" del tabaco

Salgado afirma que el Gobierno no prepara una "prohibición total" del tabaco

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, desmintió hoy que el Gobierno vaya a establecer una "prohibición total" de fumar en los establecimientos públicos, a la vez que señaló que todo avance se hará "dentro de la Ley" actual.

En declaraciones a Europa Press Televisión, criticó "la mala interpretación de algunos", que han visto en sus declaraciones sobre la posibilidad de "dar un paso más allá" "una prohibición total", y recalcó que la Ley "tiene un amplio recorrido y que las medidas que puedan arbitrarse se darán dentro del marco de la normativa actual".

"Los que se han rasgado las vestiduras y han hablado de amenazas tal vez se han precipitado un poco", resaltó.

"Se debe hacer una política activa que facilite que haya espacios sin humos", dijo, y apuntó que, de tomarse medidas conjuntas con las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos en los pequeños establecimientos donde todavía se permite fumar, "siempre se harán dentro del marco de la Ley".

En este sentido, subrayó que al decir que el Gobierno dará 'un paso más allá' en la Ley, se refería a la posibilidad de "incentivar el que existan más lugares pequeños donde no se permita fumar", aunque puntualizó que esos incentivos "no serán económicos", sino que podrían traducirse en "información" o en campañas sobre los daños que produce el tabaquismo pasivo en los niños.

De esta forma, defendió "que la información de ese lugar sin humos se pueda difundir de una manera más permeable para que se incentive que cada vez haya más locales sin tabaco".

QUE SE PUEDAN ENCONTRAR ESPACIOS SIN HUMO

Con todo, la ministra de Sanidad hizo hincapié en que se debe hacer "una reflexión" si al final de año "los padres que quieran tomarse un café o un refresco con los niños no encuentran en su localidad ningún sitio donde se prohíba fumar, con un ambiente libre de humos".

Así, matizó que si bien los propietarios pueden elegir si su establecimiento debe ser libre de humos o no, esta posibilidad debe ser compatible con la decisión de los clientes de entrar en uno u otro bar. Además, Salgado aclaró que no se trata de que haya el mismo número de sitios de fumadores y no fumadores, sino de "algo mucho más sencillo, que es simplemente que haya al menos algún lugar donde ese derecho a respirar un aire sin humos se pueda llevar a la práctica".

"Hay que buscar la manera de equilibrar la situación para que los bares de fumadores puedan seguir con su política, pero que al mismo tiempo se garanticen espacios de no fumadores para aquellos que lo deseen", recalcó.

Por último, Salgado recalcó la importancia de informar al público de los espacios sin humo para evitar los casos de bares que "han revertido la decisión porque perdían clientela". "Eso no es muy lógico teniendo en cuenta el porcentaje relativo de las personas que fuman y de las que no fuman y teniendo también en cuenta que todos los padres desean que sus hijos respiren un aire lo menos contaminado posible. El tabaquismo pasivo que hace daño a todos, hace mucho más daño a los niños", concluyó.