25 de mayo de 2007

El riesgo de que reaparezca un tumor de mama en mujeres embarazadas es el mismo que en las que no quedan en estado

El riesgo de que reaparezca un tumor de mama en mujeres embarazadas es el mismo que en las que no quedan en estado

SEVILLA, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El jefe de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario de Valme (Sevilla), Rogelio Garrido, afirmó hoy que el riesgo de que reaparezca un tumor de mama en mujeres que al cabo de dos años se quedan embarazadas es el mismo que en mujeres que, habiendo padecido también este tipo de cáncer, no se han quedado en estado.

En el marco de un simposium sobre avances en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama, que hoy se está celebrando en este hospital, Garrido señaló en a Europa Press que en los tumores de bajo grado de malignidad, "al menos en las series de que disponemos, no se ha demostrado que al cabo de dos años de extraerle el cáncer, que es cuando se les permite quedarse embarazadas, la reaparición del tumor sea mayor en ese grupo de mujeres que en las que no quedaron embarazadas".

Con todo, el también catedrático de Medicina de la Universidad de Sevilla puntualizó que estos casos siempre se refieren a extracciones de tumores pequeños, en sus fases tempranas y con un bajo grado de malignidad.

"En mujeres con tumores pequeños, tempranos y de bajo grado de malignidad si hay series estadísticas que demuestran que a los dos años pueden quedarse gestantes, ya que no se ha registrado que el tumor se reproduzca con más incidencia en estas mujeres por el hecho de haberse quedado embarazadas, que en las que no se quedaron en estado", argumentó.

De otro lado, se refirió a la importancia de la detección precoz del cáncer de mama, ya que, según explicó, el uso de las nuevas técnicas de localización y extracción del tumor permiten necrosarlo "sin usar ningún tipo de cirugía".

"La principal herramienta para la detección precoz del cáncer de mama es la mamografía digital", recalcó este experto, quien destacó que si se consigue detectar a tiempo "podemos usar procedimientos de localización y extracción del tumor no invasivos como las técnicas ABBY, ROLL o la emisión de radiofrecuencias, ultrasonidos, microondas o criocoagulación".

Estas técnicas, aseveró, permiten necrosar el tumor de mama "en tan sólo cinco o diez minutos y sin la necesidad de usar ningún tipo de cirugía". No obstante, aclaró que dichos procedimientos "son sólo válidos para tumores pequeños de alrededor de un centímetro, de ahí la necesidad de un diagnóstico precoz", reiteró.

Por otro lado, se mostró esperanzado en que en un futuro se puede aplicar al campo de la clínica el estudio del mapa genético de pacientes portadores de cáncer, al objeto de conocer "que genes están implicados en el desarrollo de un tumor".

Finalmente, destacó que en las sesiones de tarde de este simposium también disertarán sobre el uso de la cirugía conservadora frente a la radical, así como de la cirugía oncoplástica para tumores avanzados que intentan al menos mantener la piel. "Cuando se extrae la glándula mamaria o bien se pone una prótesis o bien se realiza una cirugía plástica convencional sobre la mama", concluyó.