18 de marzo de 2015

El riesgo de linfoma anaplásico tras un implante mamario es "muy bajo"

El riesgo de linfoma anaplásico tras un implante mamario es "muy bajo"
FDA/EUROPA PRESS

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El riesgo de desarrollar un linfoma anaplásico de células grandes (LACG) tras haberse sometido a un implante mamario sigue siendo "muy, muy bajo" a pesar de que las autoridades francesas han iniciado una vigilancia especial para analizar esta asociación, y por el momento "no hay motivos para la alarma".

Así lo ha asegurado en declaraciones a Europa Press el jefe de Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del MD Anderson Cáncer Center de Madrid, Emilio García Tutor, después de que la Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento de Francia (ANSM, por sus siglas en francés) haya dado la voz de alarma tras detectarse 18 casos de estos tumores asociados a implantes mamarios.

Este experto ha reconocido que el riesgo de desarrollar este linfoma es 18 veces mayor en mujeres que se han sometido a un implante mamario, tanto por motivos estéticos como tras la reconstrucción de la mama, pero en cualquier caso se sigue tratando de un tumor "extremadamente extraño", con un caso entre 500.000 a 3 millones de personas.

"Con esta incidencia, y aunque en España no tenemos datos oficiales al respecto, tocaríamos a muy poquitos", ha reconocido este experto, que pide "tranquilidad" ante la investigación francesa y avanza que "no va a suponer ningún cambio de actitud" por parte de los cirujanos.

De hecho, ha asegurado que los seguimientos de las mujeres que se someten a un implante mamario serán los mismos que hasta ahora, que se basan en revisiones anuales o bianuales y recomendaciones de acudir al médico en caso de detectarse algún aumento del volumen de la mama, bultos o heridas que no curan.

Además, según la evidencia científica de que disponen hasta ahora, se ha visto que en este tumor "no hay peor pronóstico porque transcurra más o menos tiempo desde su diagnóstico".

"Este dato es tranquilizador", ha reconocido este experto, que apunta que en la mayoría de casos el desorden se localiza en la propia mama y con cirugía es suficiente, "y solo algunos casos es preciso usar quimioterapia".

Y en cuanto a la posible relación entre el uso de prótesis y la aparición de estos tumores, considera que todavía es pronto para identificar una única causa. De hecho, cree que puede tratarse de una asociación "multifactorial" ya que no se asocia a una marca de prótesis concreta ni se ha observado una mayor predisposición en subgrupos de pacientes. "Quizá cueste llegar al fondo de la cuestión", ha admitido.