26 de febrero de 2014

El Real Jardín Botánico colabora en la creación del 'Jardín de los Iris Perdidos' como homenaje a los pacientes con ER

El Real Jardín Botánico colabora en la creación del 'Jardín de los Iris Perdidos' como homenaje a los pacientes con ER
CSIC

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Real Jardín Botánico del Centro Superior de Investigaciones Científicas ha colaborado con la Asociación Española de Aniridia (AEA) en la creación del llamado 'Jardín de los Iris Perdidos', que se ha llevado a cabo en el municipio madrileño de Alcorcón, como regalo a las personas afectadas por esta patología rara.

Este acto ha tenido lugar con motivo del 18º aniversario de la fundación de la asociación y en el marco del Día Mundial de las Enfermedades Raras, que se celebra este viernes.

En concreto, el Real Jardín Botánico ha donado bulbos de Iris de cuatro o cinco variedades de la especie 'Iris germánica' para colaborar en levantar este jardín, así como un sauce, que conmemora la mayoría de edad de la Asociación Española de Aniridia, creada en 1996.

La plantación se ha llevado a cabo este miércoles en el 'Parque de las Presillas', en Alcorcón, en un espacio cedido por su Ayuntamiento que también colabora, junto a la Comunidad de Madrid y otras empresas y entidades privadas, en esta iniciativa.

Iris es un género de plantas bulbosas de la familia 'Iridaceae' con vistosas flores, cuyo nombre deriva del latín arco iris, refiriéndose a la extensa variedad de colores florales que poseen sus muchas especies y cultivares de jardín. Además de nombre botánico del género, iris es usado, de forma común, para referirse a todas las especies.

Estas flores poseen una historia impregnada en la mitología, simbología y ritos culturales en todo el mundo, símbolos de vida en las culturas de India y Egipto. Los antiguos faraones egipcios creían que los tres pétalos de la flor representan la sabiduría, fe y el valor y, que la flor preservaba su poder en el más allá.

Las flores estuvieron presentes en la monarquía francesa durante la Edad Media y actualmente es símbolo de la bandera nacional. En la lengua de las flores cada color tiene su propio significado: el violeta simboliza los cumplidos; el amarillo, la pasión; y el azul, la esperanza, que es precisamente lo que tienen muchos de los afectados de la enfermedad y sus familiares.

Para leer más