11 de octubre de 2012

Los ratones podrían poseer características cerebrales de aprendizaje vocal

Los ratones podrían poseer características cerebrales de aprendizaje vocal
EUROPA PRESS/UC

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

Según un nuevo estudio los ratones poseen ciertas características cerebrales, algo similares a las de los seres humanos y las aves, que usan para cambiar los sonidos que emiten. La investigación, dirigida por el neurobiólogo de la Universidad de Duke, Erich Jarvis, ha sido publicada en 'PLOS ONE'.

"Nuestros nuevos resultados supondrán un gran impulso para los científicos que estudian enfermedades como el autismo y los trastornos de ansiedad", apunta Jarvis.

La investigación sugiere que las vías de comunicación oral en los cerebros de los ratones son más similares a las de los cerebros humanos que a las de los circuitos cerebrales de chimpancés y otros primates no humanos. Los resultados también contradicen dos estudios recientes que sugieren que los ratones no pueden afinar, o son sordos ante los cambios de vocalización.

"Este es un estudio muy importante", afirma Kurt Hammerschmidt, experto en comunicación vocal en el Centro Alemán de Primates, quien no participó en el estudio. Hammerschmidt es cauteloso acerca de algunas de las afirmaciones del estudio, pero sugiere que si los ratones pueden aprender vocalizaciones este hecho podría convertirse en un buen modelo para estudiar la base genética de la evolución del lenguaje.

Jarvis, el estudiante Gustavo Arriaga, y un colaborador de la Universidad de Tulane, probaron las características vocales de aprendizaje de ratones macho como parte de un proyecto más amplio para estudiar la evolución del habla en humanos. El aprendizaje vocal parece ser único de seres humanos, aves, loros y colibríes, y los científicos lo definen con cinco características relacionadas con la estructura del cerebro y el comportamiento.

En el nuevo estudio, Arriaga utilizó marcadores de expresión genética para iluminar las neuronas en la corteza motora del cerebro de los ratones mientras éstos 'cantaban'. Arriaga dañó entonces estas neuronas específicas de la corteza motora y descubrió que los ratones no pudieron mantener su canto. Arriaga también utilizó un trazador inyectable que mapeó las señales que controlan el canto mientras pasaban de las neuronas en la corteza motora, a las del tronco cerebral y, posteriormente, a los músculos de la laringe.

"La evidencia de la proyección directa de estas regiones de la corteza motora es un gran hallazgo", afirma Hammerschmidt. Los investigadores también observaron que, cuando dos ratones machos eran colocados en la misma jaula junto a una hembra, el canto de los machos comenzaba a converger después de siete u ocho semanas. Sin embargo, los investigadores afirman que son necesarias más investigaciones para saber si los ratones pueden aprender características de las vocalizaciones o si su aprendizaje se limita a imitar un tono.