15 de diciembre de 2009

PVasco.- El tabaquismo pasivo provoca 250 muertes en el País Vasco, según la Sociedad de Prevención del Tabaquismo

Defiende la necesidad de regular el consumo del tabaco en espacios públicos, con trabajadores o menores de edad

BILBAO, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Vasco Navarra de Prevención del Tabaquismo (SVNPTab/ENTaE) advirtió hoy de que el tabaquismo pasivo es responsable de 250 muertes anuales en el País Vasco y señaló que, aunque "un elevado porcentaje" de estos fallecimientos se producen en el ámbito del hogar, "crece el número de muertos por la exposición al humo del tabaco en lugares públicos"

Con motivo de la nueva Ley reguladora del consumo del tabaco en el País Vasco, el presidente de esta sociedad, Carlos Cortijo, indicó que "la regulación del tabaco en hostelería, semejante a la que se hizo en su día en los medios de transportes públicos, es una oportunidad para el sector de la hostelería en el País Vasco en momentos de crisis".

"No hay que olvidar que también se prohibió fumar en los viajes de corta, media y larga duración y no parece que haya cambiado la cultura del viaje, así que la hostelería no tiene por qué arrepentirse de adoptar la decisión de prohibir fumar. En aquellos países donde la hostelería se ha transformado en espacios libres de humo el número de clientes no ha descendido. Más al contrario, se ha detectado un incremento en la clientela", afirmó.

Desde la Sociedad Vasco Navarra de Prevención del Tabaquismo (SVNPTab/ENT/aE), se advierte, además, que la postura de Eudel, "negándose a que los ayuntamientos vascos sean responsables de imponer sanciones a quienes no respeten la ley", constituye "un contrasentido", sobre todo "si se compara con otro asunto de Salud Pública como es el consumo de alcohol, más en concreto el botellón o el consumo fuera de los establecimientos hosteleros".

A su entender, si la Policía Municipal es "la encargada de observar el cumplimiento de la ley" en estos casos, "no parece que haya una contraindicación para hacer lo mismo con el tabaquismo".

EXPOSICIÓN DE LOS MENORES

Asimismo, destacó que también es preciso tener en cuenta la protección a los menores de edad de la exposición voluntaria al tabaco. En este sentido, señaló que el 52 por ciento de los jóvenes empieza a fumar entre los 14 y los 16 años y, para "muchos" de ellos, el consumo de tabaco "se encuadra en una suerte de rito de iniciación a la vida adulta". "El hecho de que se fume en bares, restaurantes y discotecas provoca una falsa percepción de normalización de la conducta de fumar", lamentó.

Por todo ello, la Sociedad Vasco Navarra de Prevención del Tabaquismo considera necesaria la regulación del consumo del tabaco en espacios públicos, donde existan trabajadores así como en lugares donde tengan acceso menores de edad.