12 de mayo de 2006

P.Vasco.- Pacientes con fibromialgia y fatiga crónica piden unificar protolocos de atención para conceder invalideces

Estas dos enfermedades afectan al 3% de la población vasca, y 9 de cada 10 enfermos son mujeres

VITORIA, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Asociaciones de pacientes de fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, que afecta al 3% de la población vasca, reclaman que los protocolos de atención y los criterios para conceder invalideces se unifiquen en todo el Estado, porque "la salud no es negociable" y "depende de la decisión firme de hacer frente a la enfermedad".

Según informó esta mañana en Vitoria la presidenta de la Federación de Euskadi, Cristina Saratxo, con motivo de la celebración hoy del Día Mundial de esta enfermedad, nueve de cada diez enfermos de fibromialgia y síndrome de fatiga crónica son mujeres.

Saratxo compareció junto a la diputada alavesa de Bienestar Social, Ainhoa Domaica, y a la presidenta de la Asociación alavesa de Fibromialgia, Jani Martínez, para informar sobre los últimos avances en torno a esta enfermedad. En Euskadi, un total de 560 personas forman parte de la Federación, de las que 190 pertenecen a Alava.

Según indicó, el trabajo realizado durante el pasado año ha servido para "socializar la enfermedad", que hasta ahora era "desconocida, pero no rara", ya que "no se tratad e un problema psicológico sino del organismo". Añadió que es una enfermedad "difícil y no objetivable", y explicó que el trabajo de la Federación es el de "presionar e informar" a la Sanidad, porque el problema de estos enfermos es de dolor, "y el dolor lo lleva Sanidad".

Saratxo dijo que aunque hasta ahora les había movido la "desesperación", en este momento está contenta porque en el último congreso al que ha asistido sobre esta patología, y que se ha celebrado en Barcelona, le han informado de avances y de proyectos importantes, tanto sobre la enfermedad como sobre los medicamentos que pueden paliar sus efectos.

"La esperanza es vital y sin ella no se puede vivir", concluyó la presidenta de la Federación, no sin antes agradecer la colaboración económica de la Diputación, gracias a la cual se pudo celebrar el pasado año en Vitoria el I Congreso Nacional sobre Fibromialgia (el 6 de octubre de 2005).

Domaica, por su parte, destacó el trabajo de las asociaciones, que está dando sus frutos en el sentido en que se ha logrado un "reconocimiento social" de esta enfermedad, que puede llegar a causar minusvalía.

Martínez se refirió también a los avances que está habiendo en este campo, y señaló que esta patología ya está "en las calles y en los médicos", antes de pedir apoyo e información sobre una enfermedad que "no es visible" y que llega a "cambiar la vida" de quien la padece.

En el manifiesto elaborado para celebrar este Día Mundial, los afectados advierten de que "no hay enfermedad inexistente, porque allí donde hay un enfermo hay una enfermedad", y se felicitan porque se han producido "importantes cambios de percepción, tanto en el colectivo médico como en los organismos públicos".

En este sentido, explican que algunas autonomías han desarrollado planes de abordajes de las enfermedades y han elaborado protocolos de diagnóstico y de tratamientos, y también destacan como algo positivo el hecho de que se hayan incrementado las investigaciones y los congresos sobre estas patologías.

Sin embargo, critican las diferencias existentes entre las distintas comunidades autónomas en lo que a protocolos de atención y criterios para conceder invalideces se refiere, y denuncian que "algunas instituciones siguen sin querer darse cuenta de la importancia del problema".

Por todo ello, reclaman que se unifiquen los criterios y que se desarrolle una "política integral desde las administraciones globales" porque "la salud no es negociable" y "depende de la decisión firme de hacer frente a la enfermedad". "Sólo hay un mensaje para las administraciones: que sean capaces de traducir la sensibilidad de la gente en acción política", concluyen.