4 de abril de 2012

La publicación de artículos sobre la gripe aviar en EEUU no es una "marcha atrás" en la decisión tomada el año pasado

LONDRES/NUEVA YORK, 4 Abr. (Reuters/EP) -

Paul Keim, presidente del Consejo Consultivo Nacional de Ciencias de la Bioseguridad de Estados Unidos (NSABB, por sus siglas en inglés), que ha dado recientemente luz verde a la publicación de dos artículos controvertidos sobre cepas del virus H5N1 de la gripe aviar, ha declarado que no es una "marcha atrás" en la decisión tomada el año pasado de censurar su difusión tras pensar que podría comprometer a la seguridad nacional.

"Tuvimos nueva información (...) sobre los beneficios de esta investigación, y también tuvimos información confidencial sobre los riesgos involucrados", ha aclarado Keim, quien ha precisado que, tras obtener la nueva documentación, "el balance comenzó a cambiar".

La NSABB anunció la nueva decisión el viernes pasado y señaló que los datos descritos en los manuscritos revisados no parecían que pudiesen ser utilizados a la hora de poner en riesgo la salud pública o la seguridad nacional.

TEMOR AL BIOTERRORISMO

El NSABB recomendó, en diciembre del 2011, que los artículos no fuesen publicados al completo en las revistas científicas 'Nature' y 'Science', puesto que temían que las mutaciones descritas en los virus de la gripe aviaria H5N1, y que podían ser transmisibles entre los seres humanos por vía aérea en lugar del contacto físico cercano, pudiesen ser utilizadas con fines terroristas.

Tras esta decisión, se generó el debate de si la investigación no debería haberse realizado y de si las reglas nacionales e internacionales sobre bioseguridad eran suficientes para proteger al público de los microbios peligrosos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explicó a la NSABB que la censura de los artículos, quizás, pudiera amenazar la "frágil" colaboración internacional. Este organismo tuvo que instar a Indonesia y a otros países, durante muchos años, a que compartiesen muestras de la gripe aviaria H5N1 con la comunidad internacional.

Indonesia se había negado a hacerlo bajo un principio que su Gobierno denominaba 'soberanía viral' y que venía a decir que los microbios hallados en su país pertenecían al Estado y no tenían por qué compartirse con el resto del mundo.