22 de diciembre de 2018

El PSOE enmienda la Ley del Gobierno de acceso universal a la Sanidad para acotar el turismo sanitario

Unidos Podemos quiere incluir de forma específica que las víctimas de trata y los solicitantes de refugio tienen acceso al SNS

El PSOE enmienda la Ley del Gobierno de acceso universal a la Sanidad para acotar el turismo sanitario
JCCM - ARCHIVO

MADRID, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

El PSOE ha enmendado el proyecto de Ley del Gobierno de acceso universal al Sistema Nacional de Salud (SNS) con propuestas que limitan el uso de este servicio a los extranjeros, acotando, así, el conocido como turismo sanitario.

Con una de sus enmiendas, los socialistas quieren determinar la definición de "residencia habitual" en España en el caso de los extranjeros que, a su juicio, es aquella que, aún teniendo estancias en el extranjero, éstas no superen los noventa días naturales a lo largo del año natural.

Esta propuesta, recogida por Europa Press, se une a las ya incluidas por el Ejecutivo en la reforma del proyecto de Ley. La exministra de Sanidad Carmen Montón, que fue quien presentó esta iniciativa, explicó que este texto nuevo recogía la financiación de la asistencia a extranjeros, sólo en los casos en los que no existe un tercero obligado al pago o no se pudiera exportar el derecho de cobertura al país de origen.

Del mismo modo, el PSOE ha registrado una enmienda de adición con la que regula la asistencia sanitaria de los españoles que residen en el extranjero y vienen al país de manera temporal. Por una parte, recoge que este servicio se extiende a familiares como cónyuges o parejas afectivas y descendientes o personas a su cargo, siempre que sean menores de 26 años o mayores de 65. Eso sí, los socialistas apuntan que esta asistencia no puede suponer el motivo del desplazamiento.

CASOS "INNEGOCIABLES"

Por el contrario, Unidos Podemos quiere eliminar las condiciones de estancia temporal para, según precisan, evitar exclusiones que ya se han detectado en algunas comunidades autónomas. Los de Pablo Iglesias señalan que existen casos de personas que no pueden acreditar administrativamente su estancia en el país por un mínimo de días, y se les ha negado el servicio incluso en casos de urgencia.

Por ello, los 'morados' quieren que la ley incluya dos nuevos supuestos en los que se garantiza el acceso al SNS. El Gobierno recoge en su proyecto las urgencias, los embarazos y los menores, a los que ellos suman "las víctimas de trata de seres humanos y las personas solicitantes de protección internacional". Son supuestos específicos "innegociables", según la justificación que presenta Unidos Podemos en sus enmiendas.

De este mismo artículo, quieren eliminar las menciones competenciales de las comunidades autónomas en los procedimientos para la solicitud y expedición del documento certificativo. El motivo es "evitar la pluralidad y la disparidad de la situacion" existente en el territorio, evitando "arbitrariedades en funcion" de la región donde se inicie el trámite de solicitud de reconocimiento del derecho.

UNA REFORMA DEL COPAGO

También Ciudadanos ha enmendado esta norma del Ejecutivom aunque en su caso se ha centrado en una reforma del copago farmacéutico. Con su propuesta buscan que el porcentaje de aportación del usuario, incluidas las personas encuadradas en la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado, el Instituto Social de las Fuerzas Armadas y la Mutualidad General Judicial, siga un esquema basado en los ingresos.

Un 60% del PVP para usuarios activos y sus beneficiarios cuya renta sea igual o superior a 100.000 euros consignada en la casilla de base liquidable general y del ahorro de la declaración del IRPF; un 50% para rentas de entre 50.000 y 100.000 euros; un 35% entre los 18.000 y los 50.000; un 25% para usuarios activos y beneficiarios que no estén incluidos en los supuestos anteriores y con un límite máximo de aportación de 30 euros mensuales; un 10% para todos los pensionistas, salvo los incluidos en el primer supuesto; y un 40% para las personas extranjeras no registradas ni autorizadas como residentes en España.

En el apartado de exenciones, la formación naranja contempla a los afectados de síndrome tóxico y personas con discapacidad, personas perceptoras de rentas de integración social, perceptoras de pensiones no contributivas, parados que han perdido el derecho a percibir el subsidio de desempleo, personas con tratamientos derivados de accidente de trabajo y enfermedad profesional, personas reconocidas como dependiente severo o gran dependiente y personas que ostenten la condición de asegurado como pensionistas con renta inferior a los 18.000 euros.

EL PP BUSCA VOLVER A SU LEY

Otro de los aspectos destacados en las enmiendas 'naranjas' es la actualización semestral de la cartera de servicios en el SNS. Los de Albert Rivera acepta que las comunidades autónomas puedan ampliar sus respectivas carteras siempre y cuando cuenten con la aprobación de, al menos, dos organismos de la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del SNS. Así, propone que cada seis meses, el Consejo Interterritorial emita recomendaciones sobre estas prestaciones sanitarios complementarias, de cara a introducirlas en la cartera de todo el SNS, en una estrategia "progresiva".

Por su parte, el PP mantiene sus enmiendas en la línea del texto alternativo que presentó en el Congreso y que fue rechazado en noviembre en el Pleno. Los 'populares' llaman a limitar el acceso a las personas en situación irregular en España para evitar un "efecto llamada" y el aumento de costes de las arcas públicas.

Las propuestas 'populares' llevaría a la ley española a regresar a la normativa aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy para frenar la deuda sanitaria y que el actual Ejecutivo reformó a través de este proyecto de ley que ahora se tramita.