9 de julio de 2014

El PSOE culpa al Gobierno de la pérdida de empleos en la sanidad pública y Mato recuerda que es competencia de las CCAA

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Socialista ha reprochado este miércoles al Gobierno que en los últimos años se hayan perdido cerca de 30.000 puestos de trabajo en la sanidad pública, ante lo que la ministra del ramo Ana Mato ha recordado en el Congreso que la competencia en materia de personal sanitario corresponde a las comunidades.

En una pregunta en la sesión de control al Ejecutivo, el diputado socialista José Martínez Olmos ha criticado que esta destrucción de empleo es consecuencia "de la decisión del Gobierno de no reponer a los profesionales que se jubilan y por el objetivo de déficit que se impone, que ahogan las capacidades de gestión de las comunidades".

"Montoro se convertido en el verdugo ejecutor de la sanidad pública, con una ministra de Sanidad impasible e incapaz de defender a los profesionales y los pacientes", ha lamentado.

Una situación que, a su juicio, está provocando una "sangría de talentos" con miles de profesionales saliendo de España "de forma desesperada y decepcionada", que además hace que aumenten las listas de espera, se deteriore la calidad asistencial y se sobrecargue la actividad de los profesionales. De hecho, ha avanzado que propondrán un plan de retorno de profesionales a la sanidad pública para el que confía en contar con su apoyo.

Ante estas acusaciones, Mato ha pedido al PSOE que interpelen en los parlamentos autonómicos sobre las políticas de personal sanitario y ha recordado que en Andalucía, donde gobierna este partido, el ajuste de personal ha supuesto la pérdida de 7.000 empleos en los últimos 5 años, casi uno de cada tres destruidos a nivel nacional.

"El Gobierno al que perteneció es responsable de haber dejado quebrada la sanidad, con una deuda de 16.000 millones, y son las políticas que quiebran los servicios públicos los que traen pérdida de empleo", ha espetado la ministra.

Además, ha responsabilizado al PSOE de que no haya aún un registro de profesionales sanitarios en España, que está pendiente desde hace 10 años y que "sin duda facilitaría la planificación sanitaria".