5 de octubre de 2006

Los psiquiatras limitan a sólo 2 de cada 100 casos de acoso escolar los que pueden considerarse severos

Los psiquiatras limitan a sólo 2 de cada 100 casos de acoso escolar los que pueden considerarse severos

GUADALAJARA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El acoso escolar puede manifestarse en mayor o menor grado y sus consecuencias en los menores que lo padecen también, siendo un pequeño porcentaje los casos que pueden considerarse graves desde el punto de vista clínico. Hoy se celebró en Guadalajara el XV Congreso Nacional de Psiquiatría Legal, en donde se trataron los temas más actuales que se está viviendo la sociedad actual. Uno de ellos es el acoso escolar, del cual, los especialistas allí reunidos limitaron a solo un 2% de casos, los que pueden considerarse como severos. Las llamadas "depresiones" también fueron tema principal en la reunión. Los psiquiatras dicen que no están de acuerdo en que haya tantas como parece y que actualmente "se llama depresión a cualquier cosa".

En rueda de prensa, el doctor José Manuel Romacho, señaló que el acoso escolar siempre ha existido "pero ahora, digamos, que está más de moda porque se denuncia más y porque estamos en una sociedad con crisis de la familia, violencia en la calle, violencia en los medios de comunicación, violencia en el deporte, y el niño aprende a ejercer esa violencia". Según los psiquiatras el denominado "bullyng" se lleva a cabo a través de insultos (en el 41% de los casos), creando rumores y noticias (16%), con robos (16%),amenazas (11%), ataques físicos (8%) o aislando socialmente a la víctima(8%). En todo caso, sólo un 2 por ciento de casos pueden considerarse severos en cuanto a sus efectos sobre la víctima.

Según el doctor Romacho la solución está en la prevención del problema "y para eso debería haber asignaturas sobre derechos humanos o materias similares y también sería importante formar a los maestros para que sepan detectar cuando se están dando las condiciones para que se produzca un caso de acoso escolar".

NO HAY TANTAS DEPRESIONES

Por lo que respecta a las denominadas "depresiones", los psiquiatras, reunidos en Guadalajara, no están de acuerdo en que haya tantas como parece "hace algunos años tenían úlcera y en estos tiempos todo el mundo tiene depresiones". Según explicó hoy el doctor Lorenzo Llaquet es un hecho que vivimos en una sociedad donde en teoría se puede producir más stress, pero más bien ha cambiado la escala de valores y se llama depresión a cualquier cosa "así entre las bajas laborales en primer lugar está la espalda y en segundo la depresión".

Según el doctor José Alberto Martialay, presidente del Comité Organizador del Congreso, muchas bajas laborales se solucionan poniendo la palabra depresión "porque las consecuencias practicas en lo laboral son prácticamente las mismas que si tenemos que poner la verdadera causa de la baja: por ejemplo, esquizofrenia". En cualquier caso, la mayoría de los participantes en el Congreso de Guadalajara coinciden en que los jueces tienen muy difícil determinar si alguien que pide la baja laboral está mintiendo o no "porque los informes psiquiátricos de las partes enfrentadas son totalmente diferentes al juzgar un mismo caso".