9 de junio de 2014

PSIB y MÉS piden que Sansaloni aclare la contratación de su pareja en Son Llàtzer

PALMA DE MALLORCA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

PSIB y MÉS han anunciado este lunes que iniciarán acciones para que se aclare la contratación presuntamente a dedo de la pareja sentimental del conseller de Salud, Martí Sansaloni, en el Hospital Son Llàtzer ya que podría suponer "trato de favor en la contratación pública", según han censurado también desde el sindicato de enfermería Satse.

Según ha explicado en rueda de prensa el portavoz adjunto del PSIB, Vicenç Thomàs, actualmente "no hay abierta una bolsa de contratación" por lo que si se ha realizado tal contratación, tal como reflejan este lunes diversos medios locales tendrán que "entrar en un proceso para aclarar la información".

Por su parte, la portavoz adjunta de MÉS, Fina Santiago, ha señalado que realizarán preguntas y solicitarán la "documentación necesaria" y que cuando tengan la "información oficial" verán qué se hace.

En este sentido, la también diputada econacionalista ha aseverado, también en rueda de prensa, que si se constata que "hay trato de favor" sería una "situación grave".

Desde el PP, la portavoz parlamentaria Mabel Cabrer ha señalado que desde la Conselleria de Salud se han dado "todas las explicaciones", motivo por el que se han remitido a las mismas.

Asimismo, Cabrer ha señalado que todo se ha realizado "dentro de la legalidad" y desde el grupo ha dado su "máximo a poyo" a Sansaloni.

SATSE PIDE LA DIMISIÓN DE SANSALONI

Cabe destacar que el sindicato de enfermería Satse ha exigido por estos hechos la dimisión de Sansaloni, y el cese inmediato del director de Recursos Humanos del Ib-Salut, Miquel Costa.

Desde este sindicato, han criticado que las contrataciones de una persona "íntimamente relacionada" con el conseller de Salud se han llevado a cabo "sin cumplir ningún tipo de condicionamiento ni de requisito legal, de la manera denominada por currículum".

Con esta forma de actuar, censuran desde Satse, se da "cobertura a la contratación absolutamente arbitraria y a capricho de mandos del hospital", lo que "tradicionalmente" se denomina "a dedo".