1 de agosto de 2006

La prueba de esfuerzo podría detectar el nivel de riesgo de enfermedad de arteria coronaria en personas obesas

La prueba de esfuerzo podría detectar el nivel de riesgo de enfermedad de arteria coronaria en personas obesas

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

La prueba de esfuerzo podría detectar si los individuos obesos tienen un riesgo bajo, medio o alto de desarrollar enfermedad de arteria coronaria, según un estudio del Hospital Universitario de Rotterdam (Holanda) que se publica en la revista 'Journal of Nuclear Medicine'. El uso de estas pruebas evitaría que los pacientes pasaran por otros procedimientos más agresivos como la angiografía coronaria.

Los individuos con enfermedad de arteria coronaria tienen un menor flujo sanguíneo al corazón durante situaciones de estrés debido a que sus arterias se endurecen y estrechan. "Las imágenes por perfusión miocardial o pruebas de esfuerzo han dado lugar a una mejora en la detección de enfermedad de arteria coronaria en pacientes obesos", señala Abdou Elhendy, uno de los autores del estudio.

En la actualidad, la detección del bloqueo de las arterias coronarias se basa en un procedimiento invasivo llamado angiografía coronaria. "La prueba de esfuerzo se ha probado útil pacientes obesos que tienen síntomas y/o factores de riesgo de enfermedad de arteria cardiaca y puede servir para seleccionar a aquellos pacientes que deben pasar por la angiografía coronaria", señala Elhendy. Según el investigador, la prueba de estrés con 99mTc-tetrofosmina puede clasificar a los pacientes obesos según su riesgo y guiar la selección de aquellos que deban pasar por la prueba invasiva.

Los problemas cardiacos pueden ser más fáciles de diagnosticar cuando el corazón están funcionando a pleno rendimiento y latiendo más fuerte que cuando se encuentra en descanso. Durante la prueba de esfuerzo, el individuo realiza ejercicio, o se le proporciona un fármaco que imite este esfuerzo cuando el paciente no puede realizarlo, para hacer que el corazón funcione más deprisa y con más intensidad mientras se examina el flujo sanguíneo al corazón.

Los investigadores utilizaron la prueba de estrés con ejercicio o con un fármaco (dobutamina junto con tetrofosmina radioetiquetada) para evaluar la perfusión o flujo sanguíneo al músculo cardiaco y determinar el riesgo de episodios de la enfermedad en pacientes