30 de diciembre de 2014

Los primeros análisis del caso en investigación de Valladolid, un misionero de 40 años, se conocerán este martes

El consejero de Sanidad opina personalmente que no se va a confirmar y los sanitarios creen que hay bajas posibilidades

VALLADOLID, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los primeros análisis practicados al misionero de 40 años que se encuentra ingresado en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid como caso en investigación de ébola se conocerán a lo largo de la mañana de este martes, mientras que la segunda analítica se practicará el día 31 y podría confirmarse o descartarse la enfermedad en menos de 24 horas.

El paciente ingresado es un misionero de la orden de los Agustinos Recoletos que pasaba unos días en Olmedo (Valladolid) junto a sus padres, que permanecen en cuarentena también en el centro hospitalario, donde se les ha evacuado este mismo lunes.

Tras la analítica practicada este lunes, enviada al Centro Nacional de Microbiología dependiente del Instituto de Salud Carlos III, el martes a lo largo de la mañana podría conocerse el primer resultado, tras lo que se realizaría una segunda prueba el día 31, a las 72 horas de los primeros síntomas, que de ser negativa descartaría la enfermedad. Mientras tanto, el paciente permanece ingresado y aislado en el nivel cero del bloque 4 del Hospital, preparado al efecto desde hace tiempo ante la posibilidad de un posible caso.

Así lo han explicado el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, junto al responsable de la Unidad de Infecciosos del Hospital Universitario Río Hortega, Pablo Bachiller, y la jefa del Servicio de Vigilancia Epidemiológica, Sonia Tamames, ambos integrantes del Comité de expertos creado sobre esta enfermedad en Castilla y León.

El paciente, que se encuentra "clínicamente estable" y "anímicamente muy sereno", se encuentra aislado después de que este domingo presentara febrícula, con 37,7 grados de temperatura, y cefalea intensa, algo que se ha detectado en el marco del seguimiento telefónico que se le ha practicado al haber llegado el día 11 a España --pasó los primeros cinco días en Madrid-- procedente de Sierra Leona, donde ha desarrollado trabajos para la comunidad como enseñanza pero nada relacionado con la enfermería.

El consejero de Sanidad de Castilla y León, quien ha lanzado un mensaje de tranquilidad, dado que se han detectado "decenas" de casos en investigación en España pero sólo uno se ha confirmado, el de Teresa Romero, ha explicado que desde el inicio del seguimiento de este paciente se le ha considerado de "bajo riesgo", dado que a pesar de su estancia en África no ha tenido incidente alguno, pero por "precaución" se ha aplicado el protocolo, dado que no deja de ser un riesgo para la salud pública en una situación, ha recordado, de "alerta muy activa pero no de alarma".

Además, el consejero ha señalado que en estas fechas hay mucha gente que puede presentar síntomas similares a los que presenta el paciente sin que tengan que relación alguna con el ébola.

PRIMEROS SÍNTOMAS

De hecho, el misionero no ha presentado síntomas hasta este domingo a las 9.00 horas --aunque se tuvo conocimiento de ello en una llamada practicada a las 20.00 horas--, cuando tomó paracetamol que hizo desaparecer la fiebre, y desde entonces no ha tenido más contacto que con sus padres, quienes han sido aislados en el hospital en lugar de en su domicilio por cuestiones prácticas. La decisión se ha tomado esta misma mañana, dado que ayer se dudara si hacerlo o no al no presentar fiebre tras tomar la medicación.

Así, ha sido durante el decimoctavo día de los 21 que componen el llamado 'Período ventana' de control epidemiológico, cuando el paciente ha manifestado febrícula y dolor de cabeza, sintomatología definida para la activación del protocolo frente al ébola, pero que también es compartida por otras enfermedades como, por ejemplo, la malaria.

Antes de la aparición de los síntomas, no se considera "contacto", dado que la enfermedad por el virus del ébola no se transmite hasta que hay sintomatología, ha explicado Sonia Tamames, quien ha añadido que los padres tampoco podrían haber transmitido la enfermedad.

Tanto el consejero como los responsables de la Unidad de Infecciosos y del Servicio de Epidemiología han coincidido en que el protocolo ha funcionado perfectamente y han destacado la formación con la que han contado para ello. Además, Sáez Aguado ha asegurado que el Río Hortega está preparado para atender tanto los casos en investigación como los confirmados.

En cuanto a la existencia de personas en seguimiento, en la provincia de Valladolid hay otro cooperante procedente de Liberia al que se realiza este control. El consejero de Sanidad ha explicado que hay "decenas" de cooperantes o misioneros que han vuelto a España a quedarse o a pasar unos días, por lo que cree que puede volver a haber casos sospechosos entre ellos.