12 de enero de 2016

Primera huelga de médicos en Reino Unido en 40 años

LONDRES, 12 Ene. (Reuters/EP) -

Reino Unido vive este martes su primera huelga de médicos en 40 años, en señal de protesta por las nuevas condiciones laborales que quiere implantar el Gobierno de David Cameron, que afectarán tanto a los sueldos como a los turnos de estos profesionales y que, según denuncian, puede poner en riesgo la vida de muchos pacientes.

La convocatoria ha sido promovida por los médicos juniors y los que están en formación, que representan a algo más de la mitad de los que trabajan en el Servicio Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés), y solo atenderán a pacientes en los servicios de urgencias.

El Gobierno ha calculado que unas 4.000 intervenciones quirúrgicas no urgentes deberán posponerse durante este parón médico, el primero que se produce desde 1975.

Las nuevas condiciones laborales pretenden garantizar una atención sanitaria durante los siete días de la semana, después de que los estudios hayan demostrado que las tasas de mortalidad son más elevada los sábados y domingos, cuando hasta ahora había una menor dotación de personal. Dicha modificación conllevará un aumento de sueldo pero algunas de estas horas no serán pagadas de forma extraordinaria.

El sindicato de médicos de la Asociación Médica Británica (BMA) asegura que las nuevas condiciones laborales no protegen a estos profesionales de largas jornadas laborales, lo que puede resultar perjudicial tanto para ellos mismos como para los pacientes.

El primer ministro británico, David Cameron, trató de impedir a última hora de este lunes que la huelga se cancelase alertando de que "no era necesaria" e iba a "ser perjudicial".

"Vamos a hacer todo lo posible para mitigar sus efectos, pero no se puede sufrir un ataque de esta magnitud hacia nuestro NHS sin que tenga consecuencias reales para los pacientes", ha alertado.

El NHS, que ofrece atención gratuita a todos los pacientes y representa un tercio del gasto público de Reino Unido, es uno de los servicios públicos más valorados por los ciudadanos y en ocasiones se ha visto como un talón de Aquiles para los conservadores de Cameron.

Además, en los últimos meses surgieron dudas sobre si contaba con la financiación suficiente como para mantener los elevados estándares de calidad que ofrece.

El 98 por ciento de los más de 37.000 médicos en formación de Inglaterra votó en favor de la huelga en protesta por estas nuevas condiciones que quiere impulsar el Gobierno que, sin embargo, no afectarán al resto de médicos británicos.