9 de junio de 2014

El PP defiende que el Gobierno "ha salvado" la sanidad pública de la quiebra con reformas para frenar la deuda heredada

El PP defiende que el Gobierno "ha salvado" la sanidad pública de la quiebra con reformas para frenar la deuda heredada
EUROPA PRESS

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Sanidad y Asuntos Sociales del PP, José Ignacio Echániz, ha defendido este sábado que el Gobierno de Mariano Rajoy "ha salvado" a la sanidad pública de la quiebra gracias a reformas "necesarias" para hacer frente a la deuda "de más de 16.000 millones de euros" heredada de los anteriores gobiernos socialistas.

El dirigente 'popular' ha sostenido que el Ministerio dirigido por Ana Mato "se vio obligado" a llevar a cabo una serie de reformas para frenar la deuda existente "y poder además garantizar la solvencia y capacidad del sistema para pagar a sus proveedores".

De esta forma, ha desgranado los ejes de la reforma sanitaria del Gobierno, el primero de los cuales "pretende garantizar el acceso a los medicamentos". Según ha defendido, "los que más lo necesitan no pagan", se ha impulsado el uso de genéricos y el ajuste de los envases a los tratamientos, se ha regulado el sistema, bajado el precio de 14.500 medicamentos y se han ahorrado 5.100 con medidas como la compra centralizada.

Además, ha subrayado que el Ejecutivo "ha impulsado la igualdad de prestaciones sanitarias" de tal manera que "se ha establecido una cartera común de servicios que garantiza las mismas prestaciones en toda España y en la UE, se facilita la tarjeta sanitaria e historial clínico común, los parados de larga duración que han perdido sus prestaciones tienen garantizada la cobertura sanitaria, y colectivos antes excluidos tienen garantizada la cobertura sanitaria por primera vez, como es el caso de los profesionales liberales".

Echániz ha apuntado que, en tercer lugar, las medidas del Gobierno han estado destinadas a "evitar los abusos que minaban la sostenibilidad del sistema sanitario público", como los costes del turismo, que suponían más de 900 millones "y muchos extranjeros de la UE regresaban a su país tras trabajar en España, pero seguían cubiertos por la sanidad española sin límite". "Esta situación exigía una clarificación de la condición de asegurado y facturar al país de origen", ha defendido.