5 de marzo de 2015

El 3% de la población padece hipersudoración, una enfermedad que provoca "grandes problemas" de ansiedad

La cirugía mínimamente invasiva ofrece una solución definitiva, según un especialista del Quirón Sagrado Corazón

   SEVILLA, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La hiperhidrosis o hipersudoración es una enfermedad de origen fisiológico que afecta a un tres por ciento de la población. Según explica la psicóloga de Quirón Sagrado Corazón Paloma Carrasco "es una enfermedad que afecta a la calidad de vida del paciente, ya que perjudica en las relaciones sociales y profesionales, produciendo en ocasiones fobia social".

   "Es la pescadilla que se muerde la cola --continúa Carrasco-- porque el paciente ve que su problema es visible para todos, las manchas de sudor en la camisa, las manos mojadas, y todo esto le produce mayor estrés, más sudoración y, como consecuencia, fobia social, por lo que en ocasiones los pacientes precisan de apoyo terapéutico para reducir la ansiedad".

   Según se explica en una nota, la hiperhidrosis se debe a una actividad excesiva del sistema nervioso simpático que envía continuamente señales a manos, axilas y pies con el resultado de una sudoración sin motivo, continua y muy abundante.

   Existen distintas soluciones, unas temporales y otras definitivas. Entre las temporales se encuentran las cosméticas con cremas, geles, películas barrera, en general poco efectivas. Otra solución es la inyección de botox, pero su efecto es temporal, con una duración máxima de siete meses tras los cuales debemos repetir el tratamiento.

   La simpaticolisis torácica videotoracoscópica bilateral, que así se llama la intervención quirúrgica, consiste en palabras del cirujano torácico de Quirón Sagrado Corazón José Luis López Villalobos, en la interrupción de la cadena nerviosa simpática torácica, lo que elimina el impulso nervioso que causa la sudoración, ofreciendo una solución definitiva al problema.

   Para esta cirugía, se realizan dos pequeñas incisiones en cada axila (5 mm), como explica el doctor López Villalobos, a través de las cuales se introduce una óptica e instrumental. Se localiza la cadena simpática y se interrumpe, a uno o dos niveles en función de la localización e intensidad de la sudoración.

   Se trata de una cirugía ambulatoria mínimamente invasiva, si el paciente se opera por la mañana puede marcharse a su domicilio por la tarde, se realiza con anestesia general y los riesgos quirúrgicos y anestésicos son mínimos. Los resultados son muy satisfactorios, hasta el momento un cien por cien de éxito en los pacientes operados en nuestro centro, concluye el especialista.