26 de febrero de 2015

El plan de la hepatitis C destinará 727 millones para tratar a 52.000 pacientes

El plan de la hepatitis C destinará 727 millones para tratar a 52.000 pacientes
EUROPA PRESS

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha anunciado que casi 52.000 de los más de 95.524 pacientes con hepatitis C que hay actualmente diagnosticados en España serán tratados con los nuevos medicamentos orales de última generación, para lo que serán necesarios 727 millones de euros.

   Así lo anunciado este jueves el ministro del ramo, Alfonso Alonso, durante la presentación del Plan Estratégico Nacional contra la Hepatitis C, que establece por primera vez un censo "real" de la enfermedad en España y detalla cuánto costará su tratamiento a las comunidades autónomas, las encargadas de pagarlos. No obstante, ha avanzado que el Ministerio de Hacienda va a garantizar que tengan "suficiencia financiera" para su financiación en los próximos tres años.

   "Creo que las comunidades van a necesitar asistencia y apoyo, pero Hacienda va a garantizar su suficiencia financiera", ha defendido. De hecho, el próximo lunes se reúnen con los representantes autonómicos para presentarles el plan y explicarle las condiciones de financiación que han negociado con las compañías farmacéuticas encargadas de desarrollar estos medicamentos.

   No obstante, los pacientes "podrán ser tratados desde ya", según ha añadido el hepatólogo Joán Rodés, que ha liderado el comité de expertos encargado de elaborar el plan. "El ritmo de tratmaiento dependerá de lo que digan los médicos, si se pudieran diagnosticar ahora, se comprarán ahora pero lo pagaremos a tres años", ha apostillado Alonso.

UN PLAN "ÚNICO EN EL MUNDO"

   "Es un plan único en el mundo. Ningún país lo ha hecho así, hoy podemos estar más que nunca orgullosos de nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS)", ha defendido el ministro.

   Gracias a los datos recopilados por las comunidades, Sanidad ha concretado que actualmente hay un total de 95.524 pacientes diagnosticados con hepatitis C en España. De todos ellos, el plan establece que los nuevos y "revolucionarios" medicamentos orales que ya están aprobados en España ('Olyssio', 'Sovaldi' y 'Daklinza') como los que se autoricen próximamente (en abril estarán ya disponibles dos nuevos fármacos) se deben usar en pacientes con una fibrosis "significativa", a partir de F2 en adelante, que actualmente son un total de 51.964 pacientes.

   Ante este panorama, y dado el precio que inicialmente tenían estos medicamentos, tratar a estos pacientes suponía una cifra "superior a los 3.000 millones de euros", según ha explicado Alonso.

PAGARÁN UN TERCIO DE LO PREVISTO INICIALMENTE

   Pero las negociaciones de su departamento y la fijación de acuerdos de riesgo compartido o techos de gasto han permitido conseguir "el mejor precio posible", con un techo de gasto global de 727 millones de euros, que supondrían unos 242 millones anuales "en un horizonte de 3 años". Y a partir de ahí, en caso de tener que ampliar el tratamiento en algunos pacientes más allá de las 12 semanas que dura inicialmente, serán las farmacéuticas las que asuman su coste.

   "Es un reto del que no conozco precedentes, ha sido el test de estrés para calibrar la fortaleza del Sistema Nacional de Salud y tengo la satisfacción de poder decir que es fuerte y está a la altura de responder al interés y los requerimientos de los pacientes", ha defendido Alonso.

   En principio, Alonso considera que las comunidades tienen capacidad financiera para asumir este gasto gracias a los ahorros que han conseguido en el gasto farmacéutico en los últimos años. De hecho, ha asegurado que solo en enero y febrero han ahorrado 150 millones gracias a que otros fármacos para otras patologías han perdido su patente y han bajado de precio.

   No obstante, y ante la posibilidad de que no puedan pagarlos, Alonso garantiza que el Ministerio de Hacienda será el que introduzca "mecanismos de financiación suficientes" para permitir acometer el pago, "sea cuál sea el momento en que haya que adquirirlos".

   "Los laboratorios podrán esperar para cobrar, las comunidades para para pagar, pero el que está enfermo no puede esperar para ser curado", ha defendido el ministro, que además ha defendido que el ahorro que se consiga tratando a estos pacientes "será superior que el gasto".

CONFÍA EN QUE LAS CCAA LO ASUMAN

   Alonso ha mostrado su confianza en que el plan sea "asumido" por las comunidades en el próximo Consejo Interterritorial de Salud, aún por decidir, y aplicado "en condiciones de igualdad en todo el territorio", para que "todos los enfermos tengan derecho a los mismos tratamientos, residan donde residan". Además, ha asegurado que el plan "no tiene límite en el tiempo" y seguirá "vivo" hasta que se consiga erradicar la enfermedad.

   Por otro lado, ha negado que su presentación tenga fines electoralistas: "Yo quiero que haya personas que voten en las siguiente selecciones, y en las siguientes y en las siguientes, y que voten lo que quieran votar, porque si no, igual no pueden votar".

   Los autores del plan celebran el potencial del plan ya que ofrece "una nueva forma de ver el diagnóstico y tratamiento de la hepatitis C crónica" en España con el fin último de erradicar el virus "a largo plazo", ha defendido Javier Crespo, jefe de servicio de Digestivo del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Cantabria, que además ha destacado que el plan establece que no podrán pasar más de tres semanas desde que lo prescriba el especialista hasta que se comience a aplicar, lo que conllevará una "rápida disponinibilidad".