10 de mayo de 2006

El Plan sobre Drogas alerta de la baja conciencia sobre el riesgo para la salud del cannabis o el alcohol

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

La delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Carmen Moya, alertó de la baja percepción del riesgo para la salud asociado al consumo de drogas existente en la sociedad actual, y en especial en torno a sustancias como el alcohol o el cannabis.

Por otra parte, Moya descartó que el Gobierno estudie legalizar ninguna clase de droga, porque sería una "irresponsabilidad".

Carmen Moya participó ayer en el Forum de la Nueva Sociedad, donde declaró que "los consumidores de droga cada vez tienen menos conciencia del riesgo que supone para su salud el uso de sustancias como el alcohol o el cannabis". Asimismo, se refirió a la percepción de una mayor accesibilidad a estas sustancias, al considerar que la opinión generalizada entre la población es que "ahora es más fácil hacerse con ellas".

En todo caso, la delegada del Plan sobre Drogas se mostró tajante y descartó que el Gobierno estudie una legislación que legalice el consumo de drogas y dijo que sería una irresponsabilidad tomar medidas en esa dirección, sabiendo que se trata de "sustancias que perjudican la salud. Agregó que "no tiene responsabilidad legalizar el consumo de drogas cuando tenemos conciencia de sus efectos dañinos".

En cuanto a la prevalencia de este consumo entre los jóvenes, aseguró que, aunque no pretende "alarmar ni decir que son los que más consumen, hay que destacar que la incidencia de las drogas entre los adolescentes tiene una mayor significación". Asi, se refirió a datos relativos a 2004, año en el que se constató que un 65,6% de los estudiantes de 14 a 18 años declaraba haber consumido alcohol en el último mes y un 34,8%, haberse emborrachado. "La prevalencia del consumo de alcohol en los fines de semana se sitúa en cifras superiores al 70% en los escolares de entre 14 y 16 años", subrayó.

"Es sencillo entender que la labor de la Delegación del Gobierno tropieza con una dificultad más, porque hoy, en el año 2006, las drogas, con los problemas que causan, no parece que preocupen a muchos, son un problema invisible, lo que supone la separación y la exclusión de algunos del conjunto de la ciudadanía", sentenció.

Aludió también a los resultados obtenidos a partir de las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) para confirmar este dato, destacando el descenso de la importancia que la sociedad otorga al problema de las drogas.

"En enero de este año, sólo un 5,7% de los ciudadanos citaba las drogas entre los tres principales problemas existentes en nuestro país, y sólo un 2,2% lo considera uno de los tres que más le afecta personalmente", dijo. "Además, es muy rara la existencia de consumidores de una única sustancia en exclusiva, ya que lo habitual, al igual que ocurre en los países de nuestro entorno, es el consumo simultáneo de varias sustancias por parte de la mayoría de los consumidores", añadió.

MACROBOTELLONES

Aseguró además estar "preocupada" por la proliferación de los denominados "macrobotellones", es decir, de convocatorias en las que "el alcohol es el centro de todo", según Moya. "Tenemos que hacerles ver que pueden relacionarse o divertirse sin necesidad de estar bebidos y que sean conscientes de que es nocivo para su salud", indicó.

Por esta razón, Moya solicitó la colaboración de los medios de comunicación, de las familias de estos jóvenes y de los centros educativos para que "asuman la responsabilidad ineludible" que, a su juicio, les corresponde a la hora de abordar esta lacra.