27 de agosto de 2012

Las personas con trastornos mentales tras años de guerra en Sudán necesitan tratamiento "urgente"

MADRID, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

Gran parte de la población de Sudán del Sur padece trastornos mentales a causa de décadas de guerra civil que han dejado al país

"en apuros" para proporcionar instalaciones, personal y tratamientos adecuados "urgentes" para quienes sufren este tipo de problemas, según ha publicado este lunes la agencia de noticias humanitarias de la ONU, IRIN.

Tras el acuerdo de paz firmado en 2005 que puso fin a la segunda guerra civil entre el Norte y el Sur, las agencias de ayuda humanitaria empezaron a proporcionar servicios de salud y educación en Sudán del Sur.

Sin embargo, según IRIN, desde que en 2011 Sudán del Sur consiguió su independencia, el Gobierno ha intentado construir un Estado dejando de lado los servicios de salud.

El diario médico de Sudán del Sur ha informado de que según un sondeo de 2007, 1.242 adultos de Juba, la capital del país, mostraron síntomas de trastorno por estrés postraumático (TEPT). Según el ministro adjunto de Salud, Yatta Yori Lugor, "la falta de conocimiento sobre enfermedades mentales (...) hace que los pacientes sean derivados a curanderos o a policías antes que a centros de salud".

George Wani, responsable del único hospital público en Juba, con tan solo doce camas, ha dicho que en Sudán del Sur no hay psiquiatras y que solo trabajan unas pocas enfermeras con una formación muy elemental.

"El sanatorio se encuentra en el interior de la cárcel de Juba", ha afirmado Wani, quien también ha añadido que cerca del 50 por ciento de los enfermos que se encuentran allí no tienen a ningún otro sitio al que ir.

En los campos de refugiados y desplazados internos, es "extremadamente difícil" conseguir los medios adecuados para tratar a los enfermos mentales, según el informe de IRIN, pero el Gobierno no va a financiar los servicios de salud mental".

Un gran número de soldados del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLA, por sus siglas en inglés) están "gravemente afectados" por las deficiencias en el hospital militar que solo cuenta con tres psicólogos.

"No tenemos un hospital de salud mental, ni siquiera tenemos establecido un departamento de salud en el hospital militar o en el hospital docente de Juba", ha declarado Peter Ajak Bullen, el director del hospital militar.

En un esfuerzo para hacer frente a la grave escasez de profesionales de salud mental, un programa desarrollado entre la Universidad de Oslo, la ONG Noruega SINTEF, la Universidad de Bahr el Ghazal de Sudán del Sur y la Universidad Ahfad de Jartum se encarga de la formación de estudiantes y profesionales médicos en temas de salud mental.

"Intentamos que el personal pueda reconocer síntomas (...), diagnosticarlos y derivar (a los pacientes) a especialistas que puedan darles tratamiento", según ha informado Lisbet Grut, un científico de SINTEF.