17 de febrero de 2016

Nuevo ataque contra un sanitario que vacunaba contra la polio en Pakistán

Nuevo ataque contra un sanitario que vacunaba contra la polio en Pakistán
FAYAZ AZIZ / REUTERS

LAHORE, (PAKISTÁN) 17 (Reuters/EP)

   Un hombre ha disparado y herido este miércoles a un sanitario paquistaní que trabajaba en la campaña de vacunación contra la poliomielitis en la ciudad de Lahore, en el último de una serie de ataques contra los equipos de erradicación en Pakistán, un país que cuenta con más del 70 por ciento de todos los casos mundiales de la enfermedad.

   "Los informes iniciales indican que dos hombres han abierto fuego contra los trabajadores desde una motocicleta y después han huido", ha informado el portavoz de la Policía, Hammad Haider.

   El trabajador ha resultado herido en la pierna y ha sido trasladado rápidamente al hospital, en donde se encuentra estable, ha explicado Haider, que ha añadido que todavía no está claro quiénes están detrás de los disparos.

   En Lahore están trabajando más de 4.000 sanitarios, y aunque se ha asignado dos policías a cada equipo para protegerles, el que ha sido atacado no contaba con escolta policial, ha añadido.

   A pesar de las amenazas contra los equipos de vacunación, más de 100.000 trabajadores se han desplegado esta semana por todo el país para eliminar el virus de uno de sus últimos bastiones. Esta campaña tiene como objetivo terminar de vacunar a todos los niños del país a finales de mayo.

   Sin embargo, los esfuerzos para erradicar la enfermedad del país se han complicado en los últimos años. Los trabajadores sanitarios se han enfrentado a los ataques de los milicianos talibán, que consideran que estos equipos son espías occidentales y que las vacunas que administran sirven para esterilizar a los niños.

   En enero, un terrorista suicida mató a al menos 15 personas que se encontraban en los alrededores de un centro de erradicación de la polio en la ciudad de Quetta. Dos grupos terroristas diferentes reivindicaron el atentado.

   La poliomielitis es endémica solamente en dos países, Afganistán y Pakistán. Los casos en Pakistán han disminuido, en 2015 se reportaron únicamente 54 casos, un 80 por ciento menos que en 2014, cuando el país sufrió un grave aumento.

   Esta enfermedad es altamente contagiosa y afecta principalmente a los niños menores de cinco años causando parálisis, a menudo permanente. No hay una cura para la enfermedad y la única forma de controlarla es prevenirla con una vacuna.