2 de noviembre de 2012

Casi un tercio de las mujeres asmáticas abandona la medicación durante los primeros meses del embarazo

MADRID, 2 Nov. (Reuters/EP) -

Casi un tercio de las mujeres asmáticas abandonan la medicación durante los primeros meses del embarazo, a pesar de que la Iniciativa Global para el Asma (GINA) y de la Educación Nacional de Estados Unidos y Prevención del Asma advierten de que el asma no controlada puede ser peligroso para el desarrollo del feto debido a la falta de oxígeno, según un estudio realizado en los Países Bajos.

Para realizar esta investigación, cuyos resultados se han publicado en el 'Diario de Alergia e Inmunología Clínica', se analizaron, desde el año 1994 hasta el 2009, más de 25.000 embarazos de una base de datos de prescripción en los Países Bajos. De ellas, unas 2.000 recibieron una receta para un medicamento contra el asma al menos una vez durante todo el periodo de estudio.

"Muchas mujeres detienen o reducen el uso de medicamentos para el asma cuando se quedan embarazadas, a pesar de que se necesitan las estrategias para controlar con seguridad esta enfermedad", han comentado los investigadores liderados por el doctor Zetstra-van der Woude.

Y es que, cuando este grupo de expertos examinó los tipos de medicamentos que las mujeres tomaban, comprobaron que los broncodilatadores de larga duración y las combinaciones de estos medicamentos con corticosteroides inhalados se utilizaban menos durante el embarazo.

Concretamente, las recetas de estos medicamentos se redujeron en un 50 por ciento durante el primer trimestre, de aproximadamente un 1,2 por ciento de los embarazos en la base de datos hasta 0,6 por ciento. "Los broncodilatadores de acción prolongada generalmente se prescriben para los pacientes con asma más grave, y la suspensión podría conducir a síntomas graves de dificultad respiratoria", han recalcado los autores.

No obstante, el estudio no ha demostrado que el descenso en el consumo de estos medicamentos haya afectado a la madre o al bebé, y que, tampoco, haya producido algún empeoramiento en los síntomas del asma de la embarazada.

Asimismo, los investigadores no han podido determinar el motivo por el que las futuras madres dejan de tomar estos medicamentos ni si este hecho ha provocado efectos negativos para la salud. No obstante, el profesor de Farmacia de la Universidad de Montreal (Canadá), Lucie Blais, que no participó en el estudio, ha asegurado que los resultados de la investigación muestran una relación entre estos dos hechos.

Por último, los investigadores han recordado también que el asma durante el embarazo cambia dado que algunas mujeres notan un alivio en los síntomas y, por tanto, tienen menos necesidad de tomar medicamentos.