15 de enero de 2008

El padre del niño fallecido por exceso de quimio pide a Sanidad que aparte a los médicos que atendieron a su hijo

VALENCIA, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

El padre del niño de dos años y dos meses que falleció el pasado mes de septiembre tras recibir 10 veces más de quimioterapia en el Hospital La Fe de Valencia reclamó hoy a la Consejería de Sanidad que aparte del servicio a los médicos que atendieron a su hijo, después de que éstos reconociesen que se equivocaron en el tratamiento suministrado para el tumor de riñón que sufría.

Octavio, el padre del menor, lamentó, en declaraciones a Europa Press, que a los facultativos que atendieron a Daniel "tan sólo" se les ha abierto un expediente sancionador pero, dijo, "ahí se queda", por lo que pidió que "se les retire del mundo de la medicina" porque "no lo han hecho bien".

La apertura de este expediente es lo único que les consta en un informe elaborado por los servicios jurídicos de La Fe y trasladado al juzgado por la Dirección General de Ordenación Evaluación e Investigación Sanitaria de la Conselleria, que especifica que al niño se le administró una dosis de doxorrubicina 10 veces superior a la prescrita --165 mg en lugar de 16,5 mg--", después de que uno de los médicos se equivocase al poner la coma entre los números.

Esta versión, según recoge el informe, destaca que el médico que prescribió la quimioterapia primero aseguró que había pedido 16,5 mg y después corrigió su versión y sostuvo que había solicitado 165 mg y que alteró la hoja de prescripción tras la muerte del pequeño, al poner el decimal.

Las conclusiones del informe destacan que se cometió un "error" de prescripción, que en principio fue negado por el facultativo en su comparecencia del día 19 de septiembre y que, posteriormente, en un testimonio voluntario que tuvo lugar el 24 del mismo mes reconoció.

El otro especialista expedientado es el responsable de comprobar la prescripción del fármaco realizada al menor. En la petición del medicamento "constaban parámetros antropométricos del paciente: peso, superficie corporal y dosis prescrita". Estos datos, añade el informe, "podrían haber alertado de la sobredosis".

Ante esta situación, el padre del niño también aseguró que desde la familia insistirán en que ambos especialistas declaren "lo más pronto posible" ante el juez, algo que, recordó, no podrá producirse hasta que se le realice la autopsia al pequeño, "que lleva ya un retraso de más de tres meses".

Al respecto, Octavio criticó que a la primera persona a la que se le designó la práctica de la autopsia de su hijo, tras tres meses de "espera", afirmó que "no la quería hacer, tal vez por miedo a lo que se le había hecho". Posteriormente, se ha nombrado a otra persona para que la practique, pero "tampoco se sabe para cuándo la tendrá lista", afirmó.

EL JUEZ NO TIENE EL INFORME

El titular del juzgado de instrucción número 9 de Valencia no ha requerido el informe de la Consejería de Sanidad sobre el fallecimiento del niño, según informaron a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

Así, el juzgado encargado de este caso permanece a la espera de que el Colegio de Médicos de la ciudad designe a un perito experto en oncología infantil para que elabore un informe sobre la muerte del menor.