23 de junio de 2006

Pacientes reumáticos piden una directiva europea que ponga fin a su "discriminación" en el acceso a servicios esenciales

AMSTERDAM, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Representantes del Manifiesto PARE (Personas con Artritis y Reumatismo en Europa), el brazo social de la Liga Europea de Reumatología, han hecho un llamamiento a los miembros de la organización y a la comunidad reumatológica en general con el objetivo de conseguir una directiva europea que ponga fin a su "discriminación" en el acceso a servicios esenciales.

En concreto, bajo el lema "Nada sobre nosotros sin nosotros", los pacientes reclamaron una mayor implicación de todos los involucrados para alcanzar una directiva europea que evite la discriminación en el acceso de muchos servicios que asegurar sufrir actualmente los más de 100 millones de pacientes afectados de artritis o reumatismo en Europa.

Neil Betteridge, titular del Manifiesto PARE, recordó, durante el VII Congreso Europeo de Reumatología que se celebra en Amsterdam hasta hoy que "el reumatismo afecta a muchos europeos más que cualquier otra enfermedad crónica".

Por este motivo, manifestó la necesidad de que además de preocuparse por "facilitar el acceso al tratamiento y asegurar el desarrollo de investigaciones sobre la enfermedad, que son prioridades para los expertos, se trabaje junto a las organizaciones que promueven estos objetivos solidarios si se quiere tener éxito en construir un lugar con espacio para las personas con enfermedades reumáticas".

Según comentó este paciente, "las personas con enfermedades reumáticas deben enfrentarse a muchas barreras en su derecho a acceder a servicios esenciales" -entre las que mencionó los viajes internacionales, el acceso a edificios- "lo que resulta mucho más difícil de sortear si tenemos en cuenta que las normas y las reglas difieren mucho de un país a otro". Sin embargo, señaló que "está situación podría ser superada uniendo esfuerzos más allá de las fronteras nacionales".

Pese a que en 2005 el Parlamento Europeo adoptó una resolución oficial en la que se insta a las autoridades a reconocer las limitaciones que sufren las personas con enfermedades reumáticas, Betterridge solicitó en nombre de la Liga Social de EULAR "que se centralicen los esfuerzos no sólo para defender los derechos de justicia social de las personas con discapacidad, sino también que se apruebe una directiva a nivel europeo para prevenir la discriminación en el acceso a todos los servicios".

"Debemos asegurarnos que no existan necesidades ni derechos de las personas con discapacidades reumáticas y músculo-esqueléticas sin cubrir. Por el contrario, ellos deben poder participar abiertamente en la sociedad sin encontrarse con barreras ni físicas ni psicológicas y esto será posible si se logra crear una verdadera alianza paneuropea", concluyó.