7 de abril de 2008

La OMS advierte de que el cambio climático influye en la incidencia de la malaria y el dengue

La OMS advierte de que el cambio climático influye en la incidencia de la malaria y el dengue
EP

MANILA, 7 Abr. (Reuters/EP) -

El cambio climático es uno de los factores que provoca un aumento de la incidencia de enfermedades como la malaria y el dengue, según alertó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) coincidiendo con el Día Mundial de la Salud que precisamente este año lleva como lema 'Proteger la salud del cambio climático'.

Al menos 15.000 personas más mueren cada año de malaria, diarrea, malnutrición e inundaciones, todo lo cual puede ser atribuido al cambio climático, subrayó el director de la oficina para el Pacífico Occidental de la OMS, Shigeru Omi, que precisó que más de la mitad de estas muertes se producen en Asia.

"Los mosquitos portadores de la malaria son localizados ahora en zonas donde no había malaria antes", afirmó en rueda de prensa, subrayando que ahora se están expandiendo a climas más frescos desde los trópicos.

"Para el dengue, hay otros muchos factores responsables del incremento de los mosquitos (portadores), pero estoy seguro de que el cambio climático ciertamente está desempleando un papel", añadió.

La malaria se cobra la vida de al menos 100.000 personas al año. La OMS estima también que puede haber 50 millones de casos de contagio de dengue en todo el mundo cada año, de los cuales la mitad requieren hospitalización y unos 12.500 son mortales.

El cambio climático también está provocando la subida de los niveles del mar, el agotamiento de ríos y cambios en las pautas climáticas, explicó Omi, que subrayó que las inundaciones, las sequías y las olas de calor están cobrándose un precio en la salud humana.

En este sentido, Omi anunció que la OMS destinará 10 millones de dólares a un programa para informar a las personas y los gobiernos sobre los peligros para la salud del cambio climático. Un menor consumo de energía y avances en la tecnología para reducir las emisiones de los gases con efecto invernadero sería crucial, aseveró.

"En mi oficina ya no llevamos nunca corbata, a menos que sea una ocasión muy formal", explicó, añadiendo que esto ha permitido reducir el uso del aire acondicionado. "Hay muchas cosas que los ciudadanos de a pie pueden hacer para evitar un uso innecesario de electricidad", añadió.