20 de julio de 2012

Obtienen una imagen sin precedentes de células individuales en el genoma del espermatozoide

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

Aunque parezcan iguales, en su interior, las células de esperma contienen diferencias en sus genes. Ahora, investigadores de la Universidad de Stanford, ofrecen una imagen detallada de cómo varía el ADN de estas células. Publicadas en 'Cell', las técnicas utilizadas podrían ser útiles para tratar a hombres con trastornos reproductivos, o para la caracterización de las células normales y enfermas en el cuerpo.

Cuando los padres transmiten el material genético a sus hijos, a través del esperma y el óvulo, la información codificada en sus genomas se altera para aumentar la diversidad genética, y crear características únicas, un proceso que permite la selección natural y la evolución. Sin embargo, hasta el momento, los científicos han contado con muy poca información sobre cómo varían los genes de un individuo en particular.

"En el nuevo estudio, hemos desarrollado tecnologías de análisis del genoma de una sola célula, lo cual nos ha permitido caracterizar cómo se mezclan la herencia paterna y materna para crear descendencia potencial", explica el primer autor, Jianbin Wang, del Departamento de Bioingeniería de la Universidad de Stanford.

Trabajando bajo la dirección de Stephen Quake, de la Universidad de Stanford, y el Instituto Médico Howard Hughes (Estados Unidos), Wang y sus colaboradores obtuvieron mapas genómicos de 91 células de esperma de un solo hombre, generando así un mapa personal del ADN en el esperma, y una instantánea de las nuevas mutaciones que se producían dentro de cada célula, mientras ocurría la alteración del ADN para aumentar la diversidad genética.

Los investigadores concluyen que la aplicación de esta tecnología podría mejorar considerablemente nuestra comprensión de los trastornos de la reproducción; además, puede significar un cambio de paradigma con respecto a la selección de espermatozoides u óvulos para la fertilización in vitro. Por otro lado, autores señalan que su tecnología podría tener otras aplicaciones clínicas, por ejemplo, en la caracterización de las diferencias en las células cancerosas.