23 de octubre de 2009

Niveles bajos de radiación pueden aumentar el riesgo cardiovascular

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los niveles bajos de radiación podrían aumentar no sólo el riesgo de cáncer sino también el de enfermedad cardiovascular, según un estudio del 'Imperial College' de Londres (Reino Unido) que se publcia en la revista 'PLoS Computational Biology'.

Los científicos han desarrollado un modelo matemático que predice un aumento del riesgo de enfermedad vascular, como ataques cardiacos e ictus, asociado a los niveles bajos de radiación del ambiente.

El modelo muestra que el riesgo podría variar casi en proporción con la dosis. Los resultados coinciden con los niveles de riesgo identificados en estudios previos realizados en trabajadores nucleares.

La enfermedad cardiovascular es la principal causa de mortalidad y una de los principales motivos de discapacidad en los países desarrollados. Las dosis elevadas de radioterapia producen inflamación en las grandes arterias y el corazón y esto ha dado lugar a un aumento de los niveles de enfermedad cardiovascular observados en muchos grupos de pacientes que reciben radioterapia.

Sin embargo, en los pasados años se han realizado estudios que han mostrado que podrían también existir riesgos cardiovasculares asociados con las dosis fraccionadas mucho más bajas que reciben grupos como los trabajadores nucleares, aunque se desconocen los mecanismos biológicos subyacentes responsables.

Los investigadores, dirigidos por Mark Little, han explorado un nuevo mecanismo que sugiere que la radiación mata a los monocitos, un tipo de células blancas de la sangre, en la pared arterial, que si no fuera así se unirían a la proteína MCP-1. Los niveles elevados de MCP-1 resultantes producen inflamación, lo que conduce a la enfermedad cardiovascular.

Además de coincidir con lo que sucede entre los trabajadores nucleares, los cambios en MCP-1 causados por el colesterol de la dieta que predice el modelo también coinciden con los datos experimentales y epidemiológicos.

Si este mecanismo es válido esto implica que los riesgos de exposiciones a dosis bajas de radiación como los rayos X médicos u odontológicos, que hasta ahora se asumía que sólo podrían contribuir al cáncer, podrían haber sido subestimados en gran medida.