3 de abril de 2006

Los niños que ven más de dos horas al día la televisión son más propensos al sobrepeso

Los niños que ven más de dos horas al día la televisión son más propensos al sobrepeso

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los niños que ven más de dos horas al día la televisión son más propensos al sobrepeso, según un estudio de la Universidad de Michigan en Ann Arbor (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine'.

En un estudio nacional de más de 1.000 niños de preescolar, aquellos que se expusieron a más de dos horas de televisión al día fueron más propensos a tener sobrepeso entre los tres y los cuatro años y medio que aquellos que vieron menos la televisión.

Los científicos estudiaron a 1.016 niños de 10 áreas rurales y urbanas de los Estados Unidos. Las madres informaron de la cantidad de horas a las que estuvieron expuestos sus hijos, algo que se definió como la presencia del niño despierto en la habitación en la que una televisión se encontraba encendida, en dos días específicos de la semana laboral y del fin de semana, cuando los niños tenían tres años.

Los investigadores registraron el peso y altura de los niños durante las visitas a los tres y a los cuatro años y medio, y calcularon el índice de masa corporal (IMC) dividiendo el peso en kilogramos por el cuadrado de la altura en metros. Si un niño tenía un IMC que era superior o igual al percentil 95 para los niños de su edad y género, se consideraba que tenía sobrepeso.

Según los investigadores, menos de una tercera parte de los niños eran expuestos a la televisión menos de dos horas al día. Alrededor del 5,5 por ciento de ellos tenían sobrepeso al inicio del estudio, un 5,8 por ciento a los tres años y un 10 por ciento a los cuatro años y medio. Los niños expuestos más de dos horas a la televisión fueron más propensos a tener sobrepeso a los tres y a los cuatro años y medio en comparación con aquellos que vieron la televisión menos de dos horas al día.

Según los autores del estudio, la exposición a la televisión podría contribuir al aumento de peso de distintas formas, incluyendo los anuncios de alimentos no saludables o la tendencia de los niños a comer mientras ven la televisión. Los efectos parecen importantes incluso cuando los niños no prestan atención al electrodoméstico.