17 de enero de 2012

La Niña favorece las pandemias de gripe

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Pandemias de gripe en todo el mundo causaron muertes y enfermedades en 1918, 1957, 1968 y 2009; ahora, un nuevo estudio examina los patrones climáticos de estas pandemias, precedidas por las condiciones de La Niña, en el Pacífico ecuatorial. Los autores del estudio - Jeffrey Shaman, de la Universidad de Columbia, y Marc Lipsitch, de la Escuela de Harvard- explican que La Niña altera los patrones migratorios de las aves, reservorios primarios de la gripe humana. Los científicos teorizan que la alteración de los patrones de migración promueve el desarrollo de nuevas cepas peligrosas de gripe. Los hallazgos del estudio han sido publicados en 'PNAS'.

Para examinar la relación entre los patrones climáticos y las pandemias de gripe, los investigadores estudiaron los registros de las temperaturas oceánicas en el Pacífico ecuatorial durante el otoño e invierno anteriores a las cuatro pandemias de gripe más recientes. Así, observaron que las cuatro pandemias fueron precedidas por temperaturas debajo de lo normal en la superficie del mar. Este patrón de La Niña se desarrolla en la zona tropical del Océano Pacífico, cada dos o siete años, aproximadamente.

Los autores citan otras investigaciones que demuestran que el patrón de La Niña altera la migración, el tiempo de parada, y la mezcla entre especies de aves migratorias. Estas condiciones pueden favorecer un tipo de intercambio de genes o redistribución genética, que crea nuevas variaciones del virus de la gripe.

"Sabemos que las pandemias surgen de cambios dramáticos en el genoma de la gripe. Nuestra hipótesis es que La Niña sienta las bases para estos cambios, mediante la reorganización de los patrones de mezcla de las aves migratorias, que son un importante reservorio de la gripe", afirma el doctor Jeffrey Shaman, profesor de Ciencias de Salud Ambiental y coautor del estudio.

Los cambios en la migración no sólo alteran el patrón de contacto entre las especies de aves, sino que también podrían cambiar la forma en que las aves entran en contacto con animales domésticos, como los cerdos.