5 de enero de 2009

Nace en el Hospital Universitario La Fe de Valencia el segundo bebé cuya madre fue sometida a cirugía láser intrauterina

VALENCIA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Universitario La Fe de Valencia ha acogido el nacimiento del segundo bebé cuya madre fue intervenida con cirugía láser intrauterina, un sistema empleado para tratar el síndrome de transfusión feto-fetal que afecta a algunos embarazos de gemelos. El jefe del servicio de Obstetricia, Alfredo Perales, señaló que esta intervención permitió salvar la vida de al menos uno de los fetos y posibilitó el nacimiento de una niña, según informaron en un comunicado fuentes de la Generalitat.

Este tipo de cirugía, explicaron, se emplea para combatir el síndrome de transfusión feto-fetal del embarazo gemelar, que consiste en el intercambio desequilibrado de sangre entre los vasos sanguíneos comunicantes de los fetos. El riesgo de mortalidad si no se actúa asciende al 85 por ciento, mientras que la intervención asciende las posibilidades de vida de ambos bebés al 60 por ciento.

La operación se realiza entre las semanas 18 y 26 de gestación, mediante la introducción de un minilaparoscopio en el útero de la embarazada, a través del que se pasa una fibra de láser de 0.4 milímetros. Una vez alcanza el interior del útero, se coagulan los vasos sanguíneos comunicantes entre los dos fetos, con el objetivo de suspender el intercambio desequilibrado de sangre.

Se ha demostrado que optar por esta intervención aumenta las posibilidades de supervivencia de los fetos, si bien éstas varían en función de la gravedad y de la precocidad en el desarrollo del síndrome. No obstante, las posibilidades de que sobreviva uno de ellos son del 80 por ciento, y de que lo hagan ambos, alcanzan el 60 por ciento.

SÍNDROME DE TRANSFUSIÓN FETO-FETAL

La patología de transfusión feto-fetal es propia de los embarazos gemelares que comparten una sola placenta y están separados por una sola membrana. En estas situaciones, se trata de gemelos idénticos, aunque con diferencias físicas de altura o complexión, como resultado del aporte sanguíneo desigual a través de las conexión de los vasos.

En los embarazos dobles, cada bebé necesita disponer de un torrente sanguíneo independiente para poder desarrollarse y alimentarse bien, sin embargo, cuando los cordones umbilicales de los bebés llegan a la misma placenta, pueden darse conexiones entre los vasos sanguíneos de un feto con los del otro. La mayoría de las veces, este intercambio sanguíneo es igual en un sentido y en el otro, pero en el 15 por ciento de los casos, un bebé comienza a recibir más sangre y el otro la va perdiendo.

En este caso, un feto bombea sangre al otro, y mientras el feto receptor recibe demasiada sangre, el feto donante no recibe suficiente. El receptor crece demasiado, orina mucho y dispone de líquido amniótico en exceso, por lo que puede morir a causa de una sobrecarga cardíaca y desarrollar edemas generalizados. Por su parte, el donante no crece correctamente, apenas orina y tiene muy poco líquido amniótico, lo que desencadena el riesgo de morir por falta de sangre y de oxígeno.

Se trata de una situación extremamente peligrosa para los dos bebés, por lo que si no se actúa cuando la manifestación es precoz, la mortalidad es del 85 por ciento y la posibilidad de secuelas neurológicas se estima en el 35 por ciento, indicaron las mismas fuentes.

IMPLANTACIÓN EN ESPAÑA

La cirugía láser intrauterina se realiza en el Hospital Universitari La Fe desde hace un año con buenos resultados. En ella participan los equipos de Alto riesgo Obstétrico, Ecografía Obstétrica, Anestesia y Pediatría con Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales.

La primera intervención en España de este tipo se realizó en el Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona, en colaboración con la Universidad de Lovaina (Bélgica). Actualmente también se realizan este tipo de intervenciones en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada.