3 de agosto de 2020

Murcia destina 700.000 euros a nueve investigaciones sobre COVID-19 en instituciones científicas

Murcia destina 700.000 euros a nueve investigaciones sobre COVID-19 en instituciones científicas
El consejero de Empleo, Investigación y Universidades, Miguel Motas, y la directora general de Investigación e Innovación Científica, Isabel Fortea, durante el anuncio de la concesión de fondos para nueve proyectos de investigación sobre el covid-19 - CARM

MURCIA, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Empleo, Investigación y Universidades de Murcia ha decidido conceder fondos para poner en marcha nueve proyectos de investigación sobre el Covid-19 cuyo interés, calidad científica y oportunidad han sido evaluados positivamente por el Comité de Valoración del Instituto de Salud Carlos III. Éstos se suman a los cuatro que recibieron fondos del Instituto y se están desarrollando actualmente en la Región.

A través de la Fundación Séneca se ha creado una línea de apoyo de 700.000 euros para el desarrollo de estos proyectos. El Consejo de Gobierno del pasado 30 de julio aprobó el decreto de concesión directa a universidades y centros de investigación de la Región de Murcia para que puedan materializarlos a partir del próximo 1 de septiembre, y por tanto esta medida ya tiene luz verde.

El programa se denomina 'COVI+D-19' y pretende colocar la investigación como una de las prioridades de la lucha contra la pandemia en la Región de Murcia, no sólo desde el punto de vista sanitario, sino también para minimizar el impacto social y económico del virus.

Los nueve proyectos que reciben ahora financiación han sido propuestos por universidades y organismos de investigación de la Región. En concreto, se trata de cinco proyectos de la Fundación para la Formación e Investigación Sanitarias de la Región de Murcia (FFIS), dos de la Universidad de Murcia (UMU) y uno respectivamente de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) y de la Universidad Católica de San Antonio de Murcia (UCAM).

Algunos de ellos se desarrollarán en colaboración con otros centros de investigación, nacionales e internacionales, como el grupo del profesor Juan Carlos Izpisúa en el Instituto Salk de Estudios Biológicos (Estados Unidos).

El consejero de Empleo, Investigación y Universidades, Miguel Motas, ha anunciado este lunes esta medida acompañado por las vicerrectoras de Investigación de la UMU y la UCAM, Senena Corbalán y Estrella Núñez; la jefa de la Unidad de Investigación y Transferencia Tecnológica de la UPCT, Carmen Alcaraz; así como por el director de la FFIS, Jesús Ángel Sánchez, y el director del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria Virgen de la Arrixaca (IMIB), Pablo Ramírez.

Motas ha destacado que "era fundamental ofrecer fondos a proyectos capaces de contribuir en un plazo breve a un mejor diagnóstico y tratamiento clínico de pacientes infectados por el virus. No queríamos que estas iniciativas se quedaran en un cajón, porque mejorarán la preparación y respuesta de la salud pública en el contexto de la pandemia".

Entre las líneas de trabajo de los proyectos se encuentran la inteligencia artificial aplicada a la predicción de pronóstico de los enfermos; la simulación y análisis de datos del brote; la identificación de fármacos contra la enfermedad; la seguridad de las transfusiones; el estudio del efecto de la edad en la susceptibilidad al virus; los mecanismos para reducir la inflamación pulmonar, o la evolución de la seropositividad a la enfermedad en una población de baja incidencia inicial, como es el caso de la Región de Murcia.

16 MESES DE DURACIÓN

Los proyectos tendrán una duración de 16 meses, computados desde el 1 de septiembre de 2020 y hasta el 31 de diciembre de 2021. En una segunda fase, y conforme a las previsiones del Plan Reactiva, el programa 'COVI+D-19' prevé lanzar financiación para infraestructuras científico-técnicas de uso compartido.

Además, se pondrá en marcha una línea de proyectos en la que colaborarán equipos de investigación de distintas disciplinas, especialmente centrados en minimizar los efectos sociales y económicos de la pandemia.

En este caso, se tratará de obtener soluciones tecnológicas que mejoren la respuesta a la pandemia en los ámbitos social, económico, educativo, psicológico, del empleo o de la atención a las personas más vulnerables a la enfermedad.