23 de junio de 2006

Las mujeres son más propensas a sufrir artritis reumatoide y presentan mayor progresión de la enfermedad

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres son más propensas a sufrir artritis reumatoide y presentan mayor progresión de la enfermedad aunque tomen la misma medicación que los hombres, según las conclusiones de un estudio presentado en Amsterdam (Holanda) por el doctor Björn Swensson, de la Universidad de Lund (Suecia), en el marco del Congreso Europeo de Reumatología, que se celebra hasta mañana.

En concreto, los resultados del estudio revelan las diferencias de género que existen en la remisión de la artritis reumatoide y ponen de manifiesto que, pese a que hombres y mujeres reciban la misma medicación de DMARDs (fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad, según sus siglas en inglés) y glucocorticoides, las mujeres muestran una remisión de la enfermedad del 32% después de 2 años de tratamiento y de 31% al cabo de cinco años de terapia mientras que el porcentaje de remisión en los pacientes varones es de 49% y 52% a los 2 y 5 años de tratamiento respectivamente.

De esta forma -según resaltó este experto- no sólo se conoce que las mujeres presentan una predisposición mayor a sufrir esta enfermedad, sino que la progresión de la misma en el sexo femenino es más agresiva que entre los hombres. Estos resultados surgen de un estudio realizado a 689 pacientes con artritis reumatoide recientemente diagnosticada a quienes se realizó un seguimiento y una evaluación a los 2 y 5 años de tratamiento.

Swensson destacó que, debido a que la artritis reumatoide es una enfermedad que aún no tiene cura, la remisión -que supone la existencia de escasa o ninguna evidencia de progresión de la enfermedad- es el objetivo principal de los tratamientos.

"El estudio revela que el curso de la enfermedad fue considerablemente peor en las mujeres que en los hombres examinados" explicó Swensson tras aclarar que se desconocen los motivos de dicha discrepancia entre géneros y asegurar que no es por haber sido sometidos a diferentes fármacos ni por tener edades diversas.

"Sin embargo, los resultados parecen ser lo suficientemente sólidos como para llamar la atención sobre la necesidad de realizar un seguimiento de calidad para optimizar los procesos inflamatorios en todos los pacientes, sin diferencias de género", agregó este especialista.

TRATAMIENTO A TIEMPO.

Asimismo, durante el congreso, el profesor Tom Huizinga, de la Universidad de Leiden (Holanda) presentó los resultados del estudio PROMPT que revelan que pacientes diagnosticados de una artritis reumatoide indiferenciada pueden cambiar el pronóstico de la enfermedad significativamente si reciben tratamiento en el momento adecuado.

En este estudio, se comparó en 110 pacientes con artritis reumatoide indiferenciada la respuesta al tratamiento con metotrexato versus placebo. Según explicó Huizinga, los resultados de este estudio revelan que en el grupo que recibió metotrexato hubo menos pacientes que desarrollaron artritis reumatoide -una de las formas más agresivas y debilitantes de reumatismo- durante el tiempo de observación y que inclusive muchos experimentaron una mayor remisión que en el caso de los pacientes en placebo.

"Estos resultados son buenas noticias porque muestran que metotrexato parece retrasar e inclusive prevenir la progresión de la artritis reumatoidea" afirmó Huizinga.

Este fármaco es una sustancia antimetabólica usada para el tratamiento del cáncer y de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoidea, en la que actúa inhibiendo el metabolismo del ácido fólico; e inclusive parece funcionar, en parte, alterando aspectos de la función inmune que, se estima, jugarían un papel importante entre las causas de la enfermedad.

Por último, a lo largo de la jornada, el presidente del congreso, Tore Kvien presentó las recomendaciones generales de EULAR para estandarizar tratamientos y estudios en enfermedades reumatológicas que incluyen, según destacó, el manejo de desórdenes músculo-esqueléticos, el desarrollo de ensayos clínicos, el uso de dispositivos específicos y la clasificación de pautas de tratamiento y diagnóstico.

(EUROPA PRESS SALUD)