11 de diciembre de 2006

Una mujer de 47 años de Castellón, primera transplantada de antebrazos y manos en el mundo

Una mujer de 47 años de Castellón, primera transplantada de antebrazos y manos en el mundo

VALENCIA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Una mujer de 47 años de castellón ha sido la primera persona en el mundo en recibir un transplante bilateral de antebrazos y manos. Alba perdió ambos miembros hace 28 años en su época de estudiante de Química como consecuencia de una explosión cuando realizaba una práctica en el laboratorio. La paciente declaró "son preciosas" cuando se recuperó de la anestesia.

La intervención quirúrgica se llevó a cabo en el hospital la fe de valencia en la noche del 30 de noviembre al 1 de diciembre, hace más de diez días, aunque no se había hecho público hasta ahora. La intervención tuvo una duración aproximada de 10 horas y todo pareció salir como estaba previsto, ya que los médicos esperan que Alba pueda tener el alta esta misma semana.

La paciente, Alba, natural de Castellón, tenía las manos amputadas desde hacía 28 años como consecuencia de una explosión cuando realizaba unas prácticas de Química. Ahora, tras media vida sin manos, se recupera favorablemente y podría ser dada de alta esta misma semana. La intervención fue realizada en el hospital La Fe de Valencia por el equipo de Cirugía Reconstructiva de la Asociación Pedro Cavadas. Precisamente, el doctor Pedro Cavadas, que fue el coordinación de la intervención, declaró que la paciente podría recuperar la sensibilidad en un período de cinco a seis meses.

UNA VIDA NORMAL

En declaraciones recogidas por OTR/Press, Cavadas afirmó que, por encima de todo, Alba tendrá, "básicamente, dos manos útiles". "Lo que queremos es que ella lleve una vida independiente, que sea capaz de cuidar de sí misma, que sea capaz de desarrollar un trabajo remunerado y que sea capaz de llevar una vida que sea lo más parecida posible a la normalidad", afirmó el cirujano. La intención de la intervención, según explicó Cavadas, es que Alba "se pueda vestir, que se haga la comida", algo "para lo que hace falta un montón de movimientos".

En este sentido, el médico afirmó convencido: "Yo creo que sí que deberíamos de conseguirlo". Asimismo, apostilló que "en todo caso, es mucho mejor que cualquier prótesis".

Si en un primer momento el cuerpo de la paciente no tiene problemas para rechazar los miembros implantados, no parece que su mente ponga problemas. En comparecencia ante los medios, Alba se mostró muy contenta y feliz con sus nuevas manos en sus primeras palabras ante los medios. "La primera sensación" que tuve, aunque "aún estaba bajo los efectos de la anestesia" fue que las vi "preciosas". "Yo creo que fue la primera palabra" que me vino a la mente, dijo.