21 de febrero de 2012

Mostrar bebidas alcohólicas en las películas influencia a los menores

Mostrar bebidas alcohólicas en las películas influencia a los menores
EP/TV3

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los niños que ven muchas películas en las que aparecen bebidas alcohólicas tienen el doble de posibilidades de comenzar a beber que aquellos que ven, en comparación, menos películas que muestran este producto. Además, tienen bastante más posibilidades de llegar a practicar el denominado 'binge drinking' o el consumo de alcohol en atracones, definido como tomarse cinco o más bebidas seguidas.

Así lo ha revelado una investigación publicada en la edición 'on line' de 'British Medical Journal', cuyas conclusiones sugieren que Hollywood debería adoptar con el alcohol las mismas restricciones que tomó sobre mostrar tabaco.

El estudio se basa en las opiniones de una muestra representativa de más de 6.500 menores estadounidenses con edades entre los 10 y los 14 años, que fue interrogada durante dos años sobre su consumo de alcohol y los potenciales factores de influencia. Entre estos factores se incluyó el visionado de películas y la publicidad; el entorno familiar; la conducta de sus amigos y el grado de rebeldía.

A los participantes se les preguntó cuántas películas habían visto de una lista de 50 seleccionadas de las 100 películas más taquilleras de Estados Unidos en cada uno de los cinco años anteriores, además de 32 películas que consiguieron más de 15 millones de dólares brutos en el primer cuarto de 2003, el año en el que se realizó la primera encuesta.

El número de segundos en los que se utilizaban bebidas alcohólicas en pantalla --contando el tiempo de colocación de estos productos, en cada una de estas 532 películas fue medido con programas formados. Teniendo en cuenta las películas que los menores reconocieron haber visto, los autores estiman que habían visto unas 4,5 horas de uso de bebidas alcohólicas en las pantallas de cine y muchos habían visto un máximo de ocho horas.

LA INFLUENCIA DE GORRAS Y CAMISETAS CON MARCAS

Cerca de uno de cada diez menores (11%) poseía productos de marcas de bebidas, como camisetas o gorras con el nombre de una cerveza, de un vino o de bebidas espirituosas. Alrededor de uno de cada cuatro (23%) admitieron que sus padres bebían alcohol al menos una vez a la semana en casa. El 29 por ciento aseguraba que podían conseguir alcohol en sus propios hogares.

Durante los dos años que duró el estudio, la proporción de menores que comenzó a beber superó el doble, pasando del 11 al 25 por ciento, mientras que la proporción de aquellos que se iniciaron en consumo de alcohol en atracones o 'binge drinking' --definido como cinco o más bebidas seguidas-- se triplicó, pasando del 4 al 13 por ciento.

Los padres que bebían en el hogar y tenían alcohol en sus casas están asociados con que los más jóvenes se iniciasen en la bebida, pero no con la evolución hasta el

'binge drinking'. La exposición al alcohol en las películas, tener productos con la marca de bebidas, tener amigos que beben y el grado de rebeldía estaban asociados a ambas circunstancias, tanto al inicio en la bebida como al consumo en atracón.

Tras ajustar otros factores que pudieran influenciar los resultados, los menores que veían más películas en las que aparecía el alcohol tenían el doble de posibilidades de comenzar a beber que aquellos que veían menos.

Además, presentaban un 63 por ciento más de posibilidades de llegar a practicar el 'binge drinking'. Al alcohol en las películas se le atribuyó el 28 por ciento de los menores que comenzaron a beber entre encuestas y el 20 por ciento que llegó al 'binge drinking'.

Esta asociación no sólo se vio con las películas cuyos personajes bebían, también con la inclusión en la escena de estos productos. "El emplazamiento de producto en las películas está prohibido para el tabaco en Estados Unidos, pero es legal y frecuente para el alcohol, pues en la mitad de las películas de Hollywood aparecen al menos una marca de bebida", señalan los autores, que sugieren que la eliminación del alcohol de las películas "merece un énfasis similar" al utilizado con el tabaco.