17 de mayo de 2019

La mitad de las personas en Proyecto Hombre han perdido su empleo por las adicciones

La mitad de las personas en Proyecto Hombre han perdido su empleo por las adicciones
GETTY - ARCHIVO

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

La mitad de las personas que acceden a tratamiento en Proyecto Hombre han perdido su empleo a causa de las adicciones, con un 44 por ciento en hombres y 56 por ciento en mujeres, según se desprende del Informe 2018 del Observatorio Proyecto Hombre, detallado durante las XXI Joranadas Internacionales 'Impulsando la incorporación sociolaboral'.

De acuerdo con estas cifras, la situación laboral usual en los tres años previos a entrar en Proyecto Hombre muestra que la mayoría de las personas habían estado trabajando a tiempo completo o parcial (77% hombres y 71% mujeres). Sin embargo, al inicio del tratamiento la mayoría de las personas atendidas no tenían trabajo (57% hombres y el 69% mujeres) y su fuente de ingresos era principalmente las ayudas familiares o de amigos y ayudas sociales o pensiones (36% hombres y el 44% mujeres).

"La reinserción sociolaboral, entendida como un proceso que se inicia en el momento en el que la persona entra en Proyecto Hombre, es crucial en el éxito del tratamiento, cuyo fin es la integración plena en la sociedad como un ciudadano activo", explica la directora general de la Asociación Proyecto Hombre, Elena Presencio, sobre la importancia del empleo para las personas adictas que entran en rehabilitación.

Entre las personas usuarias de Proyecto Hombre, la preocupación percibida por sus problemas de empleo en el último mes se valora como "extrema" y "considerable" (37%). A su vez, otorgan una importancia de "extrema" y "considerable" al asesoramiento sobre los problemas de empleo (43% hombres y 47% mujeres).

"Más allá de los distintos términos que podemos utilizar para definir este proceso, como inserción, reinserción, integración, incorporación o reincorporación, lo fundamental es lo que supone para las personas a las que acompañamos en Proyecto Hombre: acceder a un trabajo. Y lo que implica es un vínculo normalizado con la sociedad, una autonomía económica, la superación de un estigma, el convertirse en un ciudadano activo, es en definitiva una dignificación de la vida de una persona. Y esta es la base sobre la que se puede construir una sociedad mejor", concluye Presencio.