9 de agosto de 2006

La mitad de las personas con familiares ascendentes con varices tienen predisposición a la patología

MADRID, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

La mitad de las personas con familiares ascendentes afectados de varices (dilatación anómala de las venas superficiales originadas por el reflujo de las profundas) están predispuestas a desarrollar esta patología, según el cirujano vascular de USP Hospital La Colina José Luis Pérez Burkhardt. Así, el componente genético es la principal causa de la aparición de varices, enfermedad que se agrava con el sedentarismo, permanecer largo tiempo de pie y el sobrepeso.

Las varices, más frecuentes en las piernas, afectan a casi más de la mitad de la población de más de 55 años y casi por igual a hombres y mujeres, aunque --según confirma el especialista-- éstas últimas acuden más a la consulta porque se trata de un problema estético y porque se relaciona con la obesidad, más presente en el género femenino.

Pese a esta incidencia, ha habido estudios prospectivos que demuestran que hay personas afectadas de enfermedades varicosas más de las que acuden a la consulta, tal y como añade este especialista en un comunicado. De esta forma, se ha comprobado que los jóvenes, y sobre todo las mujeres, se interesan más por los tratamientos de eliminación ante la presencia de pequeñas varices.

Además, explica que el embarazo es un período donde es frecuente que la mujer desarrolle venas varicosas por lo que es importante prevenir desde un principio su aparición con hábitos saludables como evitar el sobrepeso y utilizar, si fuera necesario, medias elásticas de compresión venosa. No obstante, la circulación de las piernas, obstaculizada por la presión que ejerce el feto, mejora tras el parto.

Por otro lado, las varicosidades o capilares rotos se originan por cambios hormonales en la mujer y pueden llegar a ser la primera manifestación de varices. Para diferenciarlos es necesario someterse previamente a una prueba de diagnóstico o ecografía 'doppler' que oriente en el tratamiento para ver si hay una patología subyacente mayor, en cuyo caso puede requerir cirugía o simplemente tratamientos estéticos mediante esclerosis (sellar la vena) o láser, agrega Pérez Burkhardt.

Respecto a la cirugía, el cirujano vascular indica que éstas tienen una duración de entre 45 y 90 minutos y que, a las 3 ó 4 horas, el paciente ya está levantado y a las 5 ó 6 horas, animando. Pérez Burkhardt insiste en que es importante acudir a tiempo a la consulta del especialista para evitar que las varices aumenten de tamaño, ya que las venas dilatadas no se reducen, pero la que es incipiente puede que no crezca si se aplica el tratamiento adecuado.

En este sentido, este cirujano añade que si se trata de casos incipientes, es suficiente corregir hábitos para que la dilatación de las venas no vaya a más. Para ello, recomienda evitar el estreñimiento, el sobrepeso y permanecer de pie por largos períodos de tiempo, además de mantener una dieta rica en fibra.