17 de febrero de 2006

La mitad de los españoles sufre problemas de mal aliento, fundamentalmente por estrés o mala higiene dental

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

El 50% de la población española sufre problemas de halitosis o mal aliento, fundamentalmente vinculado al estrés, a la mala higiene dental o a los problemas periodontales, según datos recogidos por especialistas en salud bucodental con motivo del Salón Internacional de Equipos, Productos y Servicios Dentales (EXPODENTAL 2006), que se celebrará en la Feria de Madrid del 9 al 11 de marzo.

Según los expertos, la halitosis está provocada en un 90% de los casos por los compuestos sulfurados volátiles (VSC) y los gases hidrocarbonados. La presencia de estos compuestos en la boca resulta de la degradación de las células, por la acumulación de placa o la presencia de bacterias.

Cuando los niveles de VSC en boca son altos, aparece el mal aliento, cuya causas más frecuentes son el estrés, la falta de saliva, la respiración y la mala higiene bucales, los problemas periodontales, hablar mucho tiempo y dolencias gastrointestinales.

Durante muchos años, el diagnóstico y medición de la halitosis se hacían a través de una evaluación humana, a través del propio sentido del olor de la saliva o aliento del paciente. Pero el diagnóstico personal, dicen los expertos, es particularmente deficiente, porque un sentido del olfato que funciona normalmente y se desensibiliza ante los olores continuos.

Sin embargo, gracias a las continuas investigaciones en el campo de la tecnología semiconductora, ha sido posible fabricar un medidor de aliento, de tamaño reducido y con un precio accesible para todos, que permite medir en tiempo real el estado del aliento en tan solo tres segundos. Una vez detectada la halitosis existe una amplia gama de soluciones eficaces, como los colutorios con gluconato, chicles dentales o los dentífricos con peróxido de hidrógeno, entre otros.

No obstante, estos productos ayudan a combatir esta afección, pero para su completa erradicación debe existir la supervisión de un especialista, que siempre recomendará un cepillado regular de los dientes, el uso del hilo dental y la limpieza de la capa de recubrimiento de la lengua. En caso de problemas gastrointestinales, el médico especialista recetará un tratamiento específico para eliminar las bacterias.