8 de marzo de 2012

La mitad de los antihipertensivos utilizados en España no protegen al paciente durante todo el día

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

En España se utilizan cerca de medio centenar de medicamentos para tratar la hipertensión, la mayoría de una única dosis diaria pero, de todos ellos, casi la mitad (unos 20) no protegen al paciente durante las 24 horas que hay entre cada dosis, lo que hace que aumente su riesgo de padecer eventos cardiovasculares.

Así lo ha asegurado el jefe de Medicina Interna del Hospital Universitario Mutua Terrassa, Alejandro de la Sierra, en el marco de un debate organizado por Boehringer Ingelheim con motivo de la 17 Reunión anual que la Sociedad Española de Hipertensión - Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA) celebra estos días en Madrid.

"Hay fármacos que van a cubrir durante esas 24 horas, e incluso alguna más si el paciente se retrasa pero otros, van perdiendo el efecto al cabo de 12 o 14 horas", ha asegurado este experto en declaraciones a Europa Press.

Entre estos fármacos menos duraderos estarían "los más antiguos", que incluyen prácticamente todos los diuréticos y los inhibidores de la Enzima convertidora de angiotensina (ECA) más utilizados.

El problema en estos casos, ha explicado De la Sierra, es que "la mayoría de pacientes se toman la medicación a primera hora de la mañana, por lo que en las últimas horas, que son las más delicadas y coinciden con el despertar, se producen elevaciones de la presión arterial y, por tanto, hay más riesgo de que sucedan efectos adversos, infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares".

En cambio, otros antihipertensivos, como los antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA-II), si ofrecen una duración del efecto durante 24 horas y, además, presentan menos efectos secundarios.

Sin embargo, este experto ha denunciado que pese a estos beneficios no se utilicen tanto "por motivos económicos".

"Hay pacientes que pueden utilizar ARA II pero son tratados con inhibidores de la ECA por una política de reducción del gasto farmacéutico, que favorece la utilización de este grupo que es más barato", ha asegurado, cuando a su juicio "lo ideal sería que se puedan utilizar ARA-II a precios asequibles".