26 de septiembre de 2014

El misionero español será enterrado en el panteón de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Los restos mortales del misionero español Manuel García Viejo, fallecido el jueves a consecuencia del ébola, serán enterrados en el panteón de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD), tras ser incinerado a última hora de la tarde de ayer en el tanatorio de Collado Villaba de Madrid.

    Así lo ha confirmado la orden a la que pertenecía García Viejo y la familia, quienes han expresado, mediante la lectura de un comunicado, su agradecimiento por el "enorme esfuerzo" de la sociedad española para repatriar y atender al religioso, y han hecho un llamamiento a la sociedad para continuar en la lucha contra la enfermedad.

   "No dejemos que el ébola nos siga sacando ventaja", ha afirmado el hermano Miguel Ángel Varona, portavoz de la OHSJD, quien ha reconocido el interés de la sociedad española y del Gobierno de España desde "el primer momento y sin escatimar esfuerzos", así como del Hospital Carlos III de Madrid donde permanecía ingresado el religioso.

   La OHSJD ha expresado también sus condolencias a la familia del misionero, "compartiendo su dolor y el gozo de su vida ejemplar y entregada a los demás, y el disfrute de haberlo tenido entre nosotros y aprender de él". Así, ha confirmado que el funeral se celebrará mañana sábado a las once de la mañana en la capilla del Hospital San Rafael de Madrid.

   Manuel García Viejo llegó a España, procedente de Sierra Leona, la madrugada del lunes tras confirmarse que se había contagiado con el virus del ébola. Es el segundo religioso español fallecido por la enfermedad, tras la muerte de Miguel Pajares en agosto.