2 de enero de 2006

Los médicos afirman que la Ley es un "un paso importantísimo en salud pública"

Los médicos afirman que la Ley es un "un paso importantísimo en salud pública"

MADRID, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

La entrada en vigor ayer de la Ley de Medidas Sanitarias frente al Tabaquismo significa para el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo "un paso importantísimo en materia de salud pública", según explicó ayer a Europa Press TV Víctor López, del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, integrado por numerosas organizaciones y sociedades médicas.

López consideró que la sociedad española "puede felicitarse con la entrada en vigor de esta ley que ha tardado tanto tiempo y trabajo".

Además, dijo que un porcentaje "altísimo" de fumadores tiene un grado elevado de sensatez y quieren tener "una actitud responsable frente al tabaco" y que, por primera vez en muchos años, empieza a prevalecer la salud por encima del tabaco.

Esta ley, explicó, "no es caprichosa", ni es "para perseguir a fumadores", sino que "procura reducir el número de enfermedades y muertes en un país".

Para López, algunas personas fumadoras necesitan "un estímulo definitivo" para dejar de fumar, que suele ser "una enfermedad de un ser próximo o una normativa", y, por ello, cuando las normas son "rígidas" se produce una reducción del número de fumadores.

Con respecto a los tratamientos farmacológicos para dejar de fumar, López señaló que "son muy efectivos" y que "son una laguna" porque la ley no contempla su financiación, pero que "sin duda" se abordará en las distintas Comunidades Autónomas. Aunque destacó que "no todo el mundo necesita este tipo de tratamiento", al grupo de pacientes que sí le hace falta "no puede negársele porque es una medida para ayudarle a curar su enfermedad".

Por último, dijo que "no va a ser nada complicada" la implantación de la Ley, porque es una ley parecida la que funciona en Italia o Irlanda y "funciona muy bien". En estos países, añadió, no se cerró ninguna empresa, ni hotel ni restaurante, e incluso "se han aumentado algunos puestos de trabajo". Asimismo, en los centros de trabajo, la gente que estuvo durante años recibiendo humos ajenos "se van a ver muy felices", aunque para los fumadores que quieran mantener su hábito "será un poco incómodo".