6 de septiembre de 2015

La medicina estética, ¿financiada por la sanidad pública?

La medicina estética, ¿financiada por la sanidad pública?
CENTRO CLÍNICO MENORCA

MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) pide a las autoridades sanitarias que se estudie la inclusión en el Sistema Nacional de Salud (SNS) de los cuidados y terapias que ofrece esta especialidad como "tratamiento y prevención" del envejecimiento saludable, y argumentan que supondría una "mejora de la calidad y la sostenibilidad".

Con motivo del Día Internacional de la Medicina Estética que se celebra este domingo, 6 de septiembre, esta sociedad científica propone que se "abra un debate" por parte de la sociedad y las instituciones para reevaluar el actual modelo sanitario y "garantizar un envejecimiento digno".

"Aunque aún muchos asocian la disciplina solo a la belleza, en realidad, el papel del médico estético es principalmente preventivo, su objetivo es maximizar el rendimiento del potencial genético del paciente e intentar influir positivamente en su bienestar a medio y largo plazo", ha destacado Petra Vega, presidenta de SEME.

En este sentido, proponen incluir y regular su especialidad "con el fin de dar acceso a toda población a estos servicios, con total garantía de eficacia y seguridad, no sólo de tratamiento sino también, como prevención".

Según detallan en un manifiesto, actualmente estos médicos "cubren un vacío importante en salud" tratando los problema estéticos presentes "imposibles de asumir" por la sanidad pública, al tiempo que contribuyen a prevenir "el desarrollo de graves patologías como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares".

De hecho, recuerdan que en los últimos años también han aparecido "como entidades diferenciadas" otras disciplinas como la Podología, la Fisioterapia, la Odontología o la Psicología que también "ponen el acento en la prevención" y son "fundamentales para garantizar el bienestar de las personas y mejorar sus formas de vida".

Por otro lado, y también en defensa del envejecimiento digno, proponen "un acuerdo pactado entre las principales fuerzas políticas, grupos de presión, sobre un modelo laboral que permita la conciliación entre vida laboral y familiar, la importancia a medio y largo plazo de la inversión público-privada en investigación biomédica ligada a los procesos de envejecimiento y la reevaluación del sistema sanitario "de cara a afrontar los nuevos retos que supone una población cada vez más envejecida".

Asimismo y con motivo de que ahora la edad de jubilación está en los 67 años, remarcan la necesidad un a Política de Estado que implique un consenso y un pacto entre las principales fuerzas políticas, paliando el impacto del futuro y por ello, manifiestan que hay que hacer una apuesta por la investigación biomédica para profundizar "en el conocimiento de los procesos íntimos del envejecimiento con el objetivo de mejorar sus efectos más adversos e incrementar el bienestar y la calidad de vida de nuestros mayores", ya que recuerdan, son un gran apoyo en las familias.