7 de febrero de 2012

Más de una treintena de hospitales participan en un estudio sobre los receptores del tumor de mama en distintas fases

SEVILLA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) está liderando el primer estudio prospectivo encaminado a analizar qué cambios se registran en los receptores hormonales y de sobreexpresión del HER2 en pacientes desde que son operadas del tumor de mama primario hasta que desarrollan la primera metástasis y la recaída se produce en una zona susceptible de hacer biopsia.

En concreto, en este trabajo, denominado 'Converther', participan 35 hospitales españoles (cinco de ellos andaluces) para determinar en qué medida se modifican los receptores hormonales y de HER2 respecto a la primera biopsia.

"En apenas un año y medio hemos recogido esta doble muestra en 236 pacientes, que es una cifra de participación extraordinariamente amplia", ha asegurado al respecto la doctora Ana Lluch, del Hospital Clínico de Valencia, vocal de la junta directiva de GEICAM y una de las autoras de este trabajo.

De hecho, éste ha sido uno de los trabajos presentados en la reunión sobre cáncer de mama, celebrada en Madrid con la colaboración de Roche y coordinada por los doctores Miguel Martín, del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y presidente de GEICAM y la doctora Lluch.

RESULTADOS

Los resultados de este estudio concluyen que desde el tumor primario a la metástasis puede haber cambios en los receptores hormonales, sobre todo de positivos a negativos, pero también al contrario y tanto en el de estrógeno como en el de progesterona.

Otro tanto puede suceder en el caso de HER2. Esto es debido a que en la evolución de la enfermedad no se pueden descartar cambios en el genotipo molecular. "Dichos cambios exigen una adaptación del tratamiento si queremos dar el mejor esquema posible. Porque si nos fiamos siempre del dato que recogimos en el tumor al principio sucederá que cuando éste haya progresado podríamos estar aplicando una terapia equivocada y, por tanto, ineficaz", advierte al respecto la doctora Lluch.

Los cambios en la sobreexpresión de HER2 se producen básicamente en pacientes que en un principio eran HER2 negativo y que en fase metastásica se han positivado. "Concretamente, hemos visto que cuando cada hospital hace en su laboratorio la determinación, el cambio se produce de negativo a positivo en un 10 por ciento; mientras que cuando lo hemos hecho de forma centralizada se ha observado dicho cambio en un 4 por ciento de los casos", ha proseguido esta experta.

"Es importante disponer de esta información, porque detrás de estas cifras hay mujeres que pueden beneficiarse de un tratamiento muy efectivo", ha recordad la especialista, para quien además en la actualidad, y gracias a la radiología intervencionista, "las biopsias son guiadas y, en ese sentido, las molestias que ocasionamos con estas pruebas son mínimas".

Los 35 hospitales que están particiando en este estudio son: el Hospital Clínico Universitario de Valencia, el IVO, el Provincial de Castellón, el Hospital Quirón, el Hospital Virgen de la Salud, el Hospital Clínico de Granada San Cecilio, el CHUAC, el Hospital Clinic i Provincial, el Hospital Arnau de Vilanova, el Hospital San Pedro de Alcántara, el Virgen de los Lirios, el Miguel Servet, el Ramón y Cajal, el Clínico San Carlos, el Hospital Son Llatzer, el Hospital Virgen de las Nieves, La Fe, el Hospital de Jerez, el Hospital de Elda, el Althaia Manresa, el ICO Girona, el Punta de Europa, el Insular de Las Palmas, el Hospital Virgen Macarena, el Hospital de Sagunto, el Hospital del Mar, el General de Guadalajara, el Hospital Morales Meseguer, el Severo Ochoa, la Fundación Hospital de Alcorcón, el Universitario La Paz, Nuestra Señora De la Candelaria y el Hospital Dr. Peset.

CONTINUACIÓN DEL ESTUDIO

Este trabajo tendrá una continuación en un estudio de biología molecular que investigará cómo se transforma el tumor primario con respecto a la metástasis, no sólo en relación a los receptores, sino en relación con otros cambios moleculares que se van a estudiar en colaboración con la doctora Ana González Angulo, del Centro MD Anderson, en Houston, EEUU.