18 de noviembre de 2014

Más de un millar de pacientes participan en un estudio mundial sobre el mieloma múltiple

Más de un millar de pacientes participan en un estudio mundial sobre el mieloma múltiple
CSIC

BARCELONA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un total de 1.623 pacientes enfermos de mieloma múltiple que no pueden someterse a un trasplante de médula por su edad o por problemas clínicos han participado en un estudio mundial realizado en 246 centros de 18 países, cuyos resultados se han publicado en el 'New England Journal of Medicine'.

El Institut Català l'Oncologia (ICO)-Hospital Germans Trias i Pujol ha diagnosticado y tratado a parte de los pacientes, y esta participación ha sido dirigida por el investigador clínico del ICO y del Institut de Recerca contra la Leucèmia Josep Carreras (IJC) Albert Oriol, ha informado este martes el IJC en un comunicado.

Estos pacientes se dividieron en tres grupos al azar: el primero recibió una combinación de lenalidomida y dexametasona en ciclos de 28 días hasta la progresión de la enfermedad; el segundo se sometió al mismo tratamiento durante 72 semanas --18 ciclos--, y el tercero recibió el tratamiento estándar --melfalan-prednisona-talidomida MPT-- en 42 ciclos de día durante 72 semanas --12 ciclos--.

Los resultados muestran que los enfermos que recibieron la forma continua de combinación de lenalidomida y dexametasona vivieron más tiempo sin que la enfermedad progresara, lo que supone una media de 25,5 meses en comparación con los 20,7 meses de los que recibieron 18 ciclos y los 21,2 meses de los pacientes con el tratamiento estándar.

Estas conclusiones dan "más esperanza de vida" a los pacientes de mieloma múltiple, un tipo de cáncer de la médula ósea que afecta a las células plasmáticas y que suele aparecer en personas de edad avanzada, con una media de edad de 65 años.

Actualmente, ninguna quimioterapia puede curar a estos enfermos, y la curación solo es posible mediante la práctica de un trasplante alogénico de progenitores hematopoyéticos --de donante--, si bien la edad avanzada de los enfermos y la elevada toxicidad del procedimiento hacen que pueda utilizarse en contadas ocasiones.

Aunque los resultados son positivos, los autores de este proyecto clínico internacional han recomendado más estudios para analizar la supervivencia global en un periodo más largo.