10 de marzo de 2006

Más de 250 expertos recuerdan a EE.UU. que la Asociación Médica Mundial prohíbe la alimentación por la fuerza

Firman una carta de condena contra Washington por forzar a tomar alimentos a los prisioneros de Guantánamo

LONDRES, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

Más de 250 expertos médicos han firmado una carta de condena al Gobierno estadounidense por forzar a tomar alimentos a los prisioneros de la base de Guantánamo (Cuba) en huelga de hambre. Asimismo, recuerda que la Asociación Médica Mundial (AMM) prohíbe explícitamente la alimentación por la fuerza.

Los expertos, de siete países, argumentan que las autoridades de la prisión tienen obligación de respetar el derecho de los prisioneros a rechazar tratamientos.

La misiva, publicada en la revista especializada 'The Lancet' y recogida por la BBC, señala que los médicos que utilizaron métodos de inmovilización y forzaron a la ingestión de alimentos deberían ser castigados por sus respectivos colegios profesionales.

"Instamos al Gobierno estadounidense a garantizar que los detenidos sean vistos por médicos independientes y a que las técnicas de inmovilización y de alimentación forzada sean abandonadas", reza el documento.

Según los médicos firmantes --de Reino Unido, Estados Unidos, Irlanda, Alemania, Australia, Italia y Países Bajos--, la AMM prohíbe explícitamente la alimentación por la fuerza.

Por su parte, la organización defensora de los Derechos Humanos Amnistía Internacional (AI) expresó que las "preocupantes" acusaciones vertidas en la carta de los expertos subraya la necesidad de un "examen médico independiente de los prisioneros".

Unos 500 sospechosos de terrorismo se encuentran detenidos sin ser llevados a juicio en la prisión estadounidense de la Bahía de Guantánamo, en la isla de Cuba.

Algunos detenidos en Guantánamo han informado de que los prisioneros en huelga de hambre habían sido atados con correas a sillas y forzados a ingerir alimentos mediante tubos introducidos en sus fosas nasales.

Más de 80 prisioneros iniciaron una huelga de hambre el pasado mes de diciembre. Según varios informes, sólo cuatro prisioneros continúan en la actualidad con esta protesta.

Estados Unidos argumenta que la Convención de Ginebra no es aplicable a los detenidos en Guantánamo porque, según Washington, son combatientes enemigos y continúan representando una amenaza para su seguridad nacional. Tanto grupos de Derechos Humanos como la ONU han instado a Estados Unidos a cerrar el centro de detención.