24 de septiembre de 2006

Más de 130.000 personas mueren cada año en España por enfermedades cardiovasculares

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

El doctor jefe de Cardiología de la Fundación Hospital de Alcorcón y miembro de la Fundación Española del Corazón, Lorenzo López, subrayó hoy, en declaraciones a Europa Press Televisión, la "grave epidemia de salud" que constituyen las enfermedades cardiovasculares "en todos los países desarrollados" y remarcó que, cada año en España, se cobran la vida de "más de 130.000 personas".

Según el doctor López, en España se producen "más de 60.000 infartos de miocardio" al año, a los que hay que sumar otra serie de sintomatologías "como la muerte súbita o la insuficiencia cardíaca", que también se encuentran entre las principales patologías cardiovasculares en España.

En este sentido, matizó que la enfermedad cardiovascular "más extendida y paradigmática", y también "la más letal", es la denominada "cardiopatía isquémica", que advirtió, "se presenta fundamentalmente como infarto de miocardio o como la angina de pecho". En la mitad de los casos, explicó, es "un infarto o un episodio agudo", mientras que "en el otro 50 por ciento, se manifiesta en una angina, es decir, como una limitación al ejercicio de las personas y un dolor en el centro del pecho".

Asimismo, tachó la enfermedad cardiovascular de "enfermedad amplia", por afectar "no sólo al corazón", sino "también al cerebro y a casi todos los órganos", ya que, según explicó, puede "afectar a los vasos (sanguíneos) que les riegan".

La enfermedad cardiovascular, alertó, "empieza joven", si bien, apuntó "es asintomática", lo que significa que "no presenta síntomas y no es conocida ni por el enfermo, ni por el médico durante décadas". "Empieza alrededor de los 20 o 30 años habitualmente hasta los 50 o 60 años", periodo en el que dicha enfermedad, insistió, "no se manifiesta con síntomas clínicos".

Por ello, hablar de riesgos cardiovasculares, en su opinión, implica "una forma de luchar contra la enfermedad antes de que se manifieste y se pueda detectar". La enfermedad, añadió, "va ligada a una serie de circunstancias o factores de riesgo cardiovascular", como son el colesterol elevado, el tabaco, la hipertensión arterial, la diabetes, la falta de ejercicio y también "últimamente" la obesidad abdominal o "síndrome metabólico".

EJERCICIO, ALIMENTACIÓN ADECUADA Y NO FUMAR

Para "luchar" contra los factores de riesgo, López animó a todas las personas a tener "una actividad física suficiente, una alimentación adecuada y pobre en grasas animales fundamentalmente", además de "cuidar la tensión arterial y la diabetes y radicalmente no fumando", por ser el tabaco, dijo, "un hábito añadido" y "uno de los factores de riesgo más importantes en nuestra sociedad".

Así, subrayó la necesidad de sacar tiempo para el ejercicio, ya que "el tener o no tener tiempo es cuestión de prioridades", e insistió en que a la salud le corresponde ser "una de las primeras". Por ello, recomendó "hacer un ejercicio que ocupe a una gran parte de los músculos del organismo", como por ejemplo, el caminar.

"La marcha es la más fácil y asequible a todo el mundo" incidió. "Con una hora diaria, a un paso de 4 kilómetros por hora o un poquito más, si la persona es más joven, es más que suficiente haciéndolo cinco días a la semana para mantener los niveles que queremos de actividad física", agregó. También apuntó a la natación o al baile, "que tiene un componente lúdico importante", u otros ejercicios como "el aeróbic o el gimnasio si se hace con moderación".

Por otra parte, invitó a controlar las grasas de origen animal que ingerimos y explicó que éstas "no sólo están en la carne que tiene la grasa alrededor, sino que también en los productos lácteos" como la leche o el propio queso, donde "hasta el 60 por ciento es materia grasa".

Sin embargo, matizó que otras grasas "como las del pescado o las contenidas en los aceites de oliva", al ser "insaturadas", protegen de las grasas saturadas.

LEY ANTITABACO

"No cabe duda", subrayó el doctor, que la Ley Antitabaco, y "cualquier medio que se emplee para que, a nivel poblacional, disminuya el consumo de tabaco es beneficioso para el conjunto de personas". "Restringir el uso del tabaco ya no sólo incide en la libertad individual del que fuma, sino que invade la libertad del que está en su alrededor", agregó.

Además, aplaudió el "acertado" Plan de Acción Cardiovascular (PICI), elaborado por el Ministerio de Sanidad y aprobado en el Consejo Interterritorial por "unanimidad" por todos los consejeros de sanidad de todas las CC.AA. Defendió que se trata de "un Plan Marco, que va desde la prevención primaria y primordial, aquella que afecta a la población sana, para evitar, ya no la enfermedad, sino los factores de riesgo". Además incide en cómo actuar cuando una persona ha tenido un infarto por miocardio y poder, así, acortar el tiempo desde que aparecen los síntomas hasta que se trata el infarto.

Este plan, insistió se apoya también en la rehabilitación y en la educación de la población. En su opinión, "sorprende" el hecho de que no exista "ninguna asignatura sobre la salud de los individuos". "La persona que tiene desde el principio el concepto de que la salud es un bien por el que se deben hacer cosas, después no tiene inconveniente o no ve difícil el no fumar o el hacer ejercicio", concluyó.