3 de diciembre de 2015

Manifiesto por la sanidad pública, sin la reforma del PP y con más financiación

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

Comisiones Obreras (CC.OO), la Unión General de los Trabajadores (UGT) y varias federaciones han presentado un manifiesto a favor de la sanidad pública de cara a las próximas elecciones generales del 20 de diciembre en el que, entre otras cosas, piden a todos los partidos políticos que deroguen la reforma sanitaria que impulsó el PP en 2012 y mejore la financiación del Sistema Nacional de Salud (SNS).

"La sanidad está pasando desapercibida en la campaña y debe ser el eje del debate electoral", ha defendido Carlos Bravo, de la Secretaría de Protección Social y Políticas Públicas de CC.OO, que reconoce que al manifiesto pueden sumarse todos los sindicatos y demás organismos del ámbito sanitario, económico y social para, posteriormente, remitir sus propuestas a los candidatos electorales.

Este representante sindical ha denunciado que desde 2009 el presupuesto dedicado a la sanidad se ha reducido en 9.000 millones, hay 29.000 profesionales sanitarios menos y el número de pacientes ha pasado de 9,3 a 11,4 por cada mil habitantes.

A ello hay que unir, según ha argumentado Bravo, los efectos causados por el Real Decreto Ley 16/2012 que aprobó la entonces ministra del ramo Ana Mato, que supuso la "ruptura del principio de sanidad universal al que tanto costó llegar" con la exclusión de 682.000 personas, además de "ampliar los copagos y aumentar las desigualdades entre comunidades".

Por ello, en el manifiesto proponen la derogación de dicha norma y de su desarrollo reglamentario y la restitución del derecho universal a la protección de la salud y a la asistencia sanitaria, en condiciones de equidad, así como evaluar los efectos en la salud que ha ocasionado.

Además, defienden que se derogue "de forma inminente por el bien de las personas" en el primer Consejo de Ministros del nuevo Ejecutivo, según ha añadido Marciano Sánchez Bayle, portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), que también apoya el manifiesto.

Por otro lado, también piden acabar con la normativa que regula la gestión y colaboración público-privada (concesión de obra y concesión administrativa) para la financiación de la construcción y gestión de centros sanitarios, con el fin de eliminar dichas prácticas y la participación de las empresas privadas en la sanidad pública; y rechazar nuevos copagos en la atención sanitaria.

GARANTIZAR LA SUFICIENCIA DE LOS RECURSOS

En cuanto a la financiación, piden un modelo que "garantice la suficiencia de los recursos" y sirva para atender los servicios de asistencia sanitaria en el conjunto del SNS y en las comunidades, "además de asegurar la equidad y recuperar los recursos económicos perdidos a lo largo de la crisis".

Para ello piden también recuperar el Fondo de Cohesión en relación con sus fines de cohesión sanitaria, equidad, solidaridad y corrección de desigualdades, y dotarlo del presupuesto adecuado para ello y "dar mayor protagonismo a la Salud Pública y a la Atención Primaria que ahora se han dejado de lado", según el portavoz de la FADSP.

Y asegurar la suficiencia de profesionales y la planificación de recursos humanos para recuperar el empleo destruido y crear el que sea necesario "incrementando, entre otras, las plazas de personal de formación sanitaria especializada".

"Hay que restituir presupuestos, servicios y plantillas", ha defendido José María Morán, vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Inspección de Servicios Sanitarios (FAISS), también firmante del manifiesto, que considera que el Ministerio de Sanidad "ha ayudado a a fragmentar el sistema en los últimos años".

Por su parte, el secretario de Participación Sindical e Institucional de la Comisión Ejecutiva Confederal de UGT, Frederic Monell, ha reconocido que no quieren "señalar a ningún partido" pero asegura que sus reivindicaciones deben ser "prioritarias" para cualquier partido que opte a la Presidencia del Gobierno. En este sentido, según Sánchez Bayle, PP, CiU y Ciudadanos son actualmente los partidos que "más se alejan" de estas propuestas.